Page 93

Memorial_caballeria_86

Historia y Patrimonio HISTORIA Memorial de Caballería, n.º 86 - Diciembre 2018 91 Breve introducción histórica Sin entrar en grandes detalles históricos, nos centraremos en la invasión de Sicilia por parte de las tropas de Felipe V, en julio de 1718 bajo el mando del marqués de Lede. Esta invasión se enmarcó dentro de la denominada guerra de la Cuádruple Alianza (1717-1721), cuyo objetivo fue la recuperación de los territorios italianos perdidos en la guerra de Sucesión. Con la llegada de una abrumadora fuerza española a la isla y el dominio del mar por parte de nuestra Armada, el conde de Maffei, virrey de Sicilia, optó por la defensa de las principales plazas fortificadas1 (Palermo, Mesina, Milazzo, Siracusa, etc.) en lugar de defender todo el territorio. Tras la caída inminente de la capital, Palermo, el marqués de Lede se centró en el asedio de Mesina, al tiempo que bloqueó el resto de plazas fortificadas. Sin embargo, la destrucción de la Armada española por los británicos en la «Batalla del Cabo de Passero», 11 de agosto de 1718 supuso un cambio sustancial en el desarrollo de la guerra. A la pérdida del apoyo por el fuego naval en los asedios de las ciudades, se unía el dominio británico del mar, lo que le permitía castigar duramente a los sitiadores al tiempo que facilitaba la llegada de refuerzos imperiales, desequilibrando de este modo la balanza. Asedio de Milazzo Aproximación al Regimiento Lusitania, 10º de Dragones Jaime Miguel de Guzmán-Dávalos y Spínola, conde de Pezuela de las Torres, en 1709 con tan solo 19 años, levantó a su costa un Regimiento de Dragones que llevara su nombre, para ponerlo al servicio de S M Felipe V en la «Guerra de Sucesión». La precocidad del conde en las disciplinas militares ya se había puesto de manifiesto durante la batalla de Almansa, 25 de abril de 1707, donde estaba al mando de un escuadrón de caballería en el Regimiento de Pozoblanco. Poco más de ocho meses tardó en organizar su nuevo regimiento, con el cual tomó parte muy activa durante la guerra, primero en la campaña de Portugal, y más tarde en la de Cataluña, donde fue trasladado por virtud de sus reiteradas instancias, asistiendo a numerosas acciones de guerra, en las cuales confirmó el alto concepto que merecía a sus jefes. «A este Coronel lo gradúo −decía el Inspector de Dragones, Andrés Benicassa- por uno de los mejores del Ejército para desempeño del servicio». 1 «Memorias Militares sobre la guerra de Cerdeña y Sicilia entre los años 1717 al 1720». Marqués de la Mina.


Memorial_caballeria_86
To see the actual publication please follow the link above