Page 13

RED_362_

día de las FAS Los buques de acción marítima Furor y Audaz, los más nuevos de la Armada, junto al submarino Tramontana, en el Guadalquivir. como base por los criminales fueron abordados por la Infantería de Marina y la Guardia Civil. Durante el registro de uno de los barcos, un pirata trató de escapar en una moto de agua. No lo consiguió porque una embarcación de apoyo supercat le persiguió hasta alcanzarle apoyada por tiradores de precisión que, desde un helicóptero Augusta Bell 212, inutilizaron el motor de la moto. Los equipos de operaciones especiales llegaron al lugar donde se encontraba el rehén, abatieron al centinela y, tras comprobar su identidad y su estado, lo llevaron al centro del río donde fue extraído por un Chinook. Toda la operación estuvo protegida por dos helicópteros de ataque Tigre y dos embarcaciones de desembarco anfibio LCM, con vehículos de Infantería de Marina. Tras retirar al personal participante, dos Eurofighter, dirigidos por el EZAPAC, simularon un ataque a tierra para destruir la instalación donde había estado el secuestrado. También en el río, la UME, localizó a una persona y su vehículo que habían caído al agua tras unas riadas, los bomberos extinguieron el fuego declarado a bordo de un barco y el servicio de emergencias 061 instaló un puesto de sanidad móvil para la evacuación y atención de víctimas. MUESTRA DE MATERIAL Mucha fue la gente que se posicionó en las orillas del Guadalquivir para presenciar esta demostración operativa que no defraudó. Pero no menos los que se acercaron hasta el parque de María Luisa donde se había instalado una exposición estática de armamento y material. Durante tres días, los visitantes pudieron ver cómo es un Leopardo o un Husky, un RG-31, un Pizarro, medios del GRUMOCA y del EADA… Lorena, profesora del colegio Valeriano Becquer, llevó a sus alumnos de once años a esta exposición «que es única y, posiblemente, no puedan ver algo parecido en mucho tiempo». Su primera parada, la tirolina instalada por la UME. Otros se decantaron por buscar explosivos, con detectores, en un arenero que simulaba un campo de minas y muchos por subirse a los carros de combate o al avión Phanton. El ambiente despertó el recuerdo del pasado militar de algunos. Como Adolfo, que hizo la mili en el Ejército del Aire, o David que, aunque fue miembro de la Armada, no le importaba aguantar la larga cola que había para subirse al Leopardo. «Los militares que hay aquí son muy competentes y explican las cosas fenomenal», decía José Antonio, muy interesado en la desactivación de explosivos que realiza la Armada. «Me ha llamado mucho la atención todo el trabajo de limpieza que hacen». Asegura que desconoce el mundo militar casi por completo y que por eso «lo que se ha hecho aquí estos días, hay que repetirlo. Por aprender y porque han conseguido que Sevilla sí tenga un color especial». Elena Tarilonte Fotos: Pepe Díaz/Hélène Gicquel La pintura de camuflaje fue una de las actividades preferidas por los más pequeños que visitaron la exposición estática. Junio 2019 Revista Española de Defensa 13


RED_362_
To see the actual publication please follow the link above