Page 25

Memorial_artilleria_175_2

23 Discurso Institucional del Arma de Artillería 2019 que se ha colaborado en la elaboración de documentos relativos a la defensa contra objetivos de baja detectabilidad, así como en la redacción de STANAG sobre doctrina GBAD y el nuevo concepto operativo de la defensa antimisil balístico. En el área de investigación, es de des-tacar el seguimiento y obtención de lec-ciones aprendidas de la participación nacional en el despliegue del sistema Pa-triot en Turquía con misión de defensa antimisil en el marco de la Alianza y el ini-cio de un proyecto de investigación sobre “Defensa contra objetivos aéreos de baja detectabilidad” en el marco de Consejo del Ciclo de Análisis a Largo Plazo del Ejérci-to (CALPE). Como todos los años, también se ha participado en la elaboración del docu-mento de actualización de tendencias, específicamente en las tendencias de arti-llería de campaña y antiaérea, que se pu-blicará próximamente. Es ahora el turno de la Artillería de Campaña y Costa. Con respecto a la artillería de campa-ña, es preciso comenzar mencionando la evolución de los conflictos a nivel mun-dial y el papel a desarrollar por las Fuer-zas Armadas. En las últimas décadas, los escenarios de empleo se constreñían a mi-siones de imposición o mantenimiento de la paz, con un perfil y un modo de actua-ción en los que no se precisaba el empleo de los fuegos indirectos. En caso de re-querir apoyos de fuego, éstos eran propor-cionados principalmente por elementos aéreos de ala fija o ala rotatoria. Estos es-cenarios siguen vigentes, pero a partir del conflicto de Ucrania, todos los países de la Alianza Atlántica se han encontrado fren-te a la posibilidad cierta de un conflicto de alta intensidad frente a un enemigo tecno-lógicamente avanzado. Esta nueva ame-naza pone en entredicho la presunción de las últimas décadas de que la OTAN dispondría de una superioridad en todos los dominios, específicamente en el aire. El posible oponente dispone de un impre-sionante equipamiento de artillería cañón y cohete y de elementos de reconocimien-to con un amplio empleo de medios RPAS. En este nuevo ambiente operacional, las fuerzas de la Alianza ya no pueden asu-mir el disponer de ventaja y, por tanto, po-der economizar o recortar en capacidades como los apoyos de fuego. Los vientos han cambiado. El Ejército de Tierra ha de estar dota-do de medios productores de fuego que le permitan contar con su empleo en escena-rios en los que el apoyo CAS será sin duda limitado en calidad y cantidad. El ritmo acelerado del combate exige una respuesta oportuna en todo momento, con indepen-dencia de las condiciones meteorológicas, oportunidad que solo se puede conse-guir con medios basados en tierra. Jun-to a la necesidad de poder realizar fuegos de alta precisión, también precisa dispo-ner de la posibilidad de realizar masas de fuego. Estas siguen siendo el modo más efectivo de emplear la potencia de fuego en combate convencional y son esencia-les en la conformación en profundidad del campo de batalla. Todo ello en un mar-co en el que es ineludible reducir el riesgo de producir daños colaterales no necesa-rios para el cumplimiento de la misión, lo que solo se puede obtener disponiendo de identificación positiva de los blancos, de sistemas de armas con la precisión reque-rida para cada misión, y de un sistema de mando y control que permita el funciona-miento integrado y oportuno de todos los componentes de los apoyos de fuego. El Ejército español está embarcado en un profundo proceso de transformación, la Fuerza 2035. En la Fuerza 2035, los apoyos de fuego constituyen un capítulo fundamental. Hagamos en estos momen-tos una rápida recapitulación de cuál es la situación de los diferentes componen-tes del sistema de fuegos.


Memorial_artilleria_175_2
To see the actual publication please follow the link above