Page 103

MEMORIAL CABALLERIA 80

Varios 101 MISCELÁNEA sepan leer y escribir. Su instrucción dura dieciocho meses y es más práctica que teórica, porque debiendo desempeñar su servicio bajo la vigilancia de un picador, necesitan más arrojo que inteligencia y más firmeza que finura, pues ellos empiezan lo que los picadores concluyen. Obtenido el nombramiento son destinados a los cuerpos y su número no puede pasar de dos en cada regimiento. El Cuerpo de Picadores del Ejército se crea en 1858, con la aprobación del primer reglamento orgánico, con nueve primeros picadores, diez segundos, once terceros y se establece una cuarta clase de aspirantes con la tropa y paisanos que ofrezcan mejores disposiciones. Se les concede la consideración militar de últimos alféreces de su unidad. Con la reforma del Colegio y Escuela de Caballería, en 1862, de su reglamento orgánico forma parte el del Cuerpo de Picadores, que se compone de picador de escuela, doce primeros picadores, catorce segundos y dieciséis terceros, sin perjuicio de aumentar los que sean necesarios por la creación de nuevos cuerpos u otras necesidades del servicio. En el tercer escuadrón del colegio también hay alumnos, que recibían la instrucción teórica y práctica conveniente para proporcionar a los cuerpos los desbravadores El Équite (el profesor de Equitación). Memorial de Caballería, n.º 80 - Diciembre 2015 necesarios para servir de ayudantes de los picadores. Dos años después se suprime la plaza de picador de escuela, formando el cuerpo los primeros picadores, con la consideración de capitán; segundos picadores, con la de teniente; terceros picadores, con la de alférez, y aspirantes, con la que disfruten en el ejército. El número de picadores se fija en catorce de cada clase. En 1867, la plantilla está formada por diez, diecinueve, nueve y doce picadores respectivamente. La consideración militar que disfrutaban los picadores era personal y aplicable únicamente para hospitalidades, alojamientos, etc., pero que no les exime de estar subordinados para todos los actos del servicio a los jefes y oficiales, cualquiera que fuese su graduación. El alumno picador debe ser sargento, cabo o soldado de caballería, no pasar de 25 años, soltero, y conocida afición al caballo, agilidad y robustez necesaria, saber leer y escribir con ortografía, conocer las cuatro reglas de aritmética, gramática y buena conducta. El tiempo de duración de los estudios se fijó en tres años naturales. Los alumnos desbravadores desaparecen en 1867, al suprimirse la Escuela de Equitación, y vuelven a establecerse en 1870 al crearse la Escuela Militar de Caballería. El escuadrón está formado por dos soldados de cada uno de los regimientos del Arma, que siguen perteneciendo a ellos, y su permanencia en la Escuela es de un año. En 1868 en la Academia se suprime el tercer escuadrón, el de picadores, dado el crecido gasto que ocasiona y el elevado número de aspirantes a terceros picadores que han aprobado para el de vacantes que ocurren. Reorganizado el Establecimiento Central en 1875, la Escuela de Equitación debe dedicarse a formar excelentes profesores y desbravadores que tanta falta se notaba desde que fue suprimida. En 1876 se aprueba el reglamento del Cuerpo de Equitación militar y el restablecimiento de su Escuela. Cuerpo que «tiene por objeto difundir los conocimientos ecuestres en las filas de los institutos montados; desempeñar por sus profesores las clases teórico prácticas que a tan importante arte se refieren; dar en los regimientos, escuadrones o baterías al potro cerril la instrucción que necesita, con arreglo a su temperamento y conformación y sin destruirlo nunca, la del caballo de guerra, haciéndolo apto para que pueda prestar el servicio a que se le destina, y corregir los resabios que los caballos ya domados pudieran adquirir y que los inutilizase o hiciese peligrosos para las funciones militares».


MEMORIAL CABALLERIA 80
To see the actual publication please follow the link above