LOS TOQUES DE CABALLERÍA (I) - Dionisio Zarco Pedroche teniente del cuerpo general de las armas (Reserva) maestro de banda de Caballería.

MEMORIAL CABALLERIA 80

Varios 103 MISCELÁNEA LOS TOQUES DE CABALLERÍA (I) Dionisio Zarco Pedroche teniente del cuerpo general de las armas (Reserva) maestro de banda de Caballería. El siguiente artículo constituye el prólogo de una serie que tratará sobre los instrumentos y toques que han regido la vida y el combate de la Caballería española. Su autor, el teniente Zarco Pedroche, respondió en su momento a una petición nacida en la Secretaría del Arma mediante la cual se le requería un estudio profundo y detallado de los toques recogidos en los reglamentos vigentes, a fin de disponer de la necesaria base técnica para el mejor ejercicio de sus cometidos institucionales, en esta ocasión centrados en la conservación y mejora de las bandas de caballería y de los exclusivos toques de trompeta que estas interpretan. Dado el valor aportado por dicho estudio, el consejo de redacción del Memorial de Caballería ha considerado conveniente solicitar un nuevo esfuerzo al teniente Zarco para resumir lo esencial de su investigación, fruto del cual nace la serie Los toques de Caballería que esperamos sea del agrado del lector. Los toques de la Caballería nacen cuando el hombre consideró al caballo elemento fundamental para el desarrollo de la vida guerrera. No podemos confirmar ciertamente que en la antigüedad hubiese reglamentos dedicados expresamente a cada arma combatiente, pero sí podemos hacernos una idea de que para dar las diversas órdenes, debían disponer de unos instrumentos musicales cuyo sonido llegase a distancia y sobresaliese del ruido ambiental. ¿CÓMO NACIERON O SURGIERON LOS TOQUES? Hay que tener en cuenta que su origen se asocia con el origen del hombre, pues forma parte de Memorial de Caballería, n.º 80 - Diciembre 2015 las tres necesidades vitales de su existencia: Alimentación: Tanto material como espiritual. Procreación: Continuidad del ser humano. Defensa: Protección y faceta combativa. Como vemos, la defensa marca el comienzo de la faceta combativa y guerrera del individuo. Esto haría que para establecer una seguridad el hombre configurase una serie de códigos que indicasen, por ejemplo, el peligro o la convocatoria de asambleas. Pero también en la faceta combativa, los toques establecidos marcaban las distintas órdenes que debían acatar. Al principio su medio de comunicación seguramente sería la voz humana y, posteriormente, se utilizarían medios de percusión, como por ejemplo los árboles caídos o cualquier elemento que pudiesen golpear, y como aerófonos, las caracolas marinas o los cuernos de animales. Tanto unos como otros, serían los primeros en ser utilizados. Con el paso de los años estos instrumentos van perfeccionándose y creándose otros, siempre en favor de la comunicación entre los guerreros. Como cada vez se agrupaban en conjuntos mayores, sus comunicaciones debían ser más claras y llegar más lejos, por lo que se van adoptando instrumentos más adecuados a cada época. También sería más importante conocer el significado del código de estas señales, ya que a su sonido tenían que moverse según indicase el correspondiente toque. Desde las antiguas civilizaciones hasta las nuevas tecnologías de hoy, los toques han sido fundamentales en todos los ejércitos del mundo y a través de los diversos instrumentos musicales que han pasado por ellos se ha regido la vida militar; así como también constituyeron el primer germen de todos los géneros de lo que ha llegado a ser la Música Militar.


MEMORIAL CABALLERIA 80
To see the actual publication please follow the link above