Page 47

MEMORIAL CABALLERIA 80

Doctrina, Táctica y Operaciones llería táctica, perdiendo así parte de las capacidades para las que ha sido diseñada contradiciendo, además, el concepto doctrinal de seguridad escalonada. Por si esto fuera poco, el actual grupo de reconocimiento de brigada no tiene la potencia de combate suficiente para llevar a cabo operaciones de seguridad de alta intensidad sin agregaciones importantes. Si bien este enfoque funcionaba en la Segunda Guerra Mundial, el moderno Ejército de Tierra de los EEUU no puede permitirse tener unidades incapaces de cumplir sus misiones principales sin refuerzos. Ante la posibilidad de confiar en la tecnología para evitar la sorpresa a nivel operacional, no se puede pasar por alto que hay demasiadas formas de engañar, interferir o de alguna manera eludir la acción de los sensores. La tecnología puede mejorar la eficacia de las unidades, pero no puede remplazarlas. Por lo tanto, lo que se necesita es una unidad que pueda llenar el hueco de la caballería operacional sin sacrificar potencia de combate de las BCT desplegadas. Esta futura caballería operacional debe tener movilidad para mantenerse a la par de las operaciones acorazadas de alto ritmo, supervivencia y letalidad para poder combatir por la información y llevar a cabo operaciones de seguridad. Así mismo, debe contar con una autonomía logística similar a la de su unidad de nivel superior. Creación de Grupos de caballería divisionaria Aunque algunos propugnen la vuelta a una unidad de reconocimiento y seguridad similar a los desaparecidos ACR, esto sencillamente ya no parece viable19. El Ejército de Tierra diseñó en su momento el ACR para proporcionar capacidades de caballería a un cuerpo de ejército. El ACR contaba con una potencia de combate equivalente a seis batallones y disponía de un grupo aéreo y de un grupo de artillería20. En el Ejército de Tierra de 2014 o 2025, situar una unidad así al frente de una unidad tipo división sería sencillamente una exageración y demasiado caro de mantener. Con los avances en tecnología, además de las restricciones en la estructura de la fuerza que están en la mente de todos, el Ejército de Tierra debería estructurar su caballería operacional en torno a un concepto de grupo, a similitud con la anterior caballería divisionaria del Ejército de Tierra. Estas unidades fueron en su día la culminación de décadas de experiencia histórica y de combate, y fruto de un conocimiento que no se debe desperdiciar. ¿Cómo crear estas unidades de caballería divisionaria? Una solución, podría ser detraer una brigada acorazada (ABCT) y convertirla en tres grupos pesados de caballería divisionarios. Aunque sea una recomendación que pueda resultar controvertida y dolorosa, es un cambio necesario, salvo que se destinen nuevos recursos para crear una nueva unidad equivalente a una BCT en potencia de combate. Si el Ejército de Tierra de EEUU quiere poder llevar a cabo con garantías operaciones decisivas por encima del nivel brigada, el disponer de una caballería operacional es un requisito obligado. Además, estos tres grupos de caballería divisionaria proporcionarían a la Fuerza la flexibilidad suficiente para llevar a cabo simultáneamente hasta tres operaciones a nivel división y, en su caso, aportarían suficiente potencia de combate para permitir una rotación sostenible en operaciones prolongadas como Irak y Afganistán. Si bien la línea de acción preferida sería asignar cada grupo de caballería divisionaria a una división matriz, otra línea de acción podría ser asignarlos todos a una única BCT, creando así un regimiento de caballería que les encuadraría. Sin embargo, este regimiento contaría con una estruc- 19 En su artículo « ¿Quién realizará las funciones de la Caballería? », el Cte Keith Walters, argumenta apasionadamente a favor de la restauración del ACR 3. Aunque prueba convincentemente la necesidad del reconocimiento y la seguridad, centra su atención únicamente en restaurar el ACR y no en otras posibilidades. Artículo « ¿Quién realizará las funciones de la Caballería? », Walters, Military Review, Volumen XCI, núm. 1 (enero-febrero 2011). 20 Cada uno de los tres grupos de caballería del regimiento poseía 41 carros de combate, 41 vehículos de combate de caballería M3 y una batería de seis M109. Memorial de Caballería, n.º 80 - Diciembre 2015 45


MEMORIAL CABALLERIA 80
To see the actual publication please follow the link above