Page 130

REVISTA DE HISTORIA MILITAR EXTRA I 2015

EL HIMNO NACIONAL 129 Espinosa también debía conocerla y la utilizó para su Marcha de Grana-deros, con el añadido de un cierre melódico. Según Fernández de la Torre, esta terminación fue importada de Francia. Formaba parte de la Marcha de los Jenízaros del reinado de Luis XV y se repitió en la Marcha de las Guar-dias Francesas y las retretas de Luis XVI y Luis Felipe. Puccini incorporó esta última retreta en el 2º acto de su ópera La Boheme. Por ello, algún des-pistado atribuye a este músico italiano la autoría de la Marcha Real. Tam-bién los ingleses emplearon este cierre melódico; para su “segundo himno”, la Rule Británica. Es decir, Espinosa compuso probablemente la Marcha de Granaderos adaptando para pífano la melodía del inicio de la Glosa de la Pavana Real, escrita para vihuela, sobre la notación del tambor de la Marcha, utiliza-da reglamentariamente hasta entonces por los Batallones de Infantería e interpretada exclusivamente por este instrumento, añadiendo, además, el cierre melódico citado. Cierre, que su compañero Carlos Julián también utilizó para su Marcha Walona. ¿Le podemos quitar su autoría? Si así lo hiciéramos, podríamos con el mismo razonamiento no considerar a Boc-cherini autor del Quintettino y, en consecuencia, de su famosa Ritirata di Madrid, empleada por el músico italiano en varias de sus composiciones. En el prólogo de una de sus obras se afirma que: Todo lo que no correspon-de a las reglas de composición debe ser olvidado en atención a la autenti-cidad de lo representado. El citado músico siguió esta regla exactamente, como puede comprobarse al escuchar la Retreta de Espinosa del Cuaderno (1769) y, a continuación, la Ritirata. Fernández de la Torre no dudaba en considerar a Espinosa como autor de la Marcha de Granaderos y yo me sumo a esta opinión. En busca de antecedentes de la Marcha Real, incluso podríamos remon-tarnos más atrás, hasta la Edad Media, pues el arabista Julián Ribera con-sidera que la segunda frase de la cantiga XLII de Alfonso X el Sabio (s. XIII) coincide con el tema de la Marcha de Granaderos. Lo descubrió en su estudio de la edición del Códice Toledano, que procedente del Escorial, se encuentra en la Biblioteca de Florencia. No nos debe extrañar este hallazgo, pues, según este investigador, son varias las cantigas que tienen resonancia militar e incluso algunas de ellas origen en toques de trompeta. No tengo los conocimientos suficientes para valorar críticamente la trascripción efec-tuada por este prestigioso investigador; entonces, no se escribía la música como ahora y la melodía resultante es producto de la interpretación reali-zada por Julián Ribera. De todas formas, hay que reconocer que realizó su descubrimiento de forma casual y no buscado de antemano y, aunque haya


REVISTA DE HISTORIA MILITAR EXTRA I 2015
To see the actual publication please follow the link above