Page 15

REVISTA DE HISTORIA MILITAR EXTRA I 2015

14 JUAN ÁLVAREZ ABEILHÉ La primera divisa conocida utilizada en el territorio que hoy constituye España fue el penacho de color rojo con que los iberos adornaban el casco de bronce que les cubría. Y desde entonces, el color rojo va a ser el color nacional durante toda nuestra historia: roja será la escarapela de los gorros militares españoles hasta su sustitución por la bicolor, a mediados del siglo XIX. Más conocidas son, sin duda, las insignias utilizadas por los romanos, consistentes en diferentes fi guras de animales, caballo, loba, jabalí, águila, colocadas sobre un asta. Ellos muestran lo que podemos considerar la pri-mera bandera: el vexillum, lienzo de color rojo pendiente de una cruceta que se llevaba al combate y se colocaba en el lugar en que se situaba el general. Cuando se inventa el escudo, sobre él se pinta el signo que representa al guerrero que lo porta. Los signos podían ser personales, representativos de la tribu y más adelante del grupo guerrero. Cuando el desarrollo de la industria textil lo permite, estos signos se pintan sobre una tela que se sujeta al extremo de un palo largo. Las ventajas son evidentes: pesa poco, se transporta cómodamente y se sostiene con faci-lidad, puede ser de gran tamaño, puede alzarse por encima de las tropas y se ve desde muy lejos. Además, su gran superfi cie permite dibujos más com-plejos y elaborados. Los signos que se pintaban eran de todo tipo: motivos geométricos, con formas y colores diversos, que servían para diferenciar a los distintos caba-lleros, fi guras de animales, para representar los valores del portador, y obje-tos de uso cotidiano, que expresaban la labor o el cometido de quien los Fruela II. Libro de los testamentos. Catedral de Oviedo Relieve del sillar de los guerreros ibéricos de Osuna, Sevilla


REVISTA DE HISTORIA MILITAR EXTRA I 2015
To see the actual publication please follow the link above