Page 84

REVISTA DE HISTORIA MILITAR EXTRA I 2015

EL NACIMIENTO DEL ESCUDO DE ESPAÑA 83 cias historiográficas mantienen que el origen es aragonés. Si anteriormente parecía claro que la primera constancia de su uso se remontaba a la época en que Ramón Berenguer IV adopta el título de Príncipe de Aragón, ya casado con Dª. Petronila, actualmente se tiende a descartar esta hipótesis, conside-rándose como primer documento indubitablemente acreditativo del uso de este emblema la concesión por parte de Alfonso II de Aragón (hijo de Ra-món Berenguer y de Petronila) de unos privilegios a la localidad de Millau, en 1187, consolidándose a partir de ese momento como signo distintivo del rey y del reino. También es de reseñar que algunos estudiosos han señalado como po-sible origen de este emblema los colores heráldicos papales (gules y oro), como expresión de la condición de feudatarios de los monarcas de Aragón del Sumo Pontífice, aunque otros apuntan la versión contraria, que los su-mos pontífices los adoptasen tras la visita que Pedro II de Aragón efectuó a Roma en 1204. El hecho cierto es que ya desde el siglo XII se pueden observar los fa-mosos palos en diversos documentos y monedas aragonesas; que este blasón fue introducido en Valencia y Baleares por Jaime I el Conquistador y que, más tarde, fue paseado hacia el Oriente por todo el Mediterráneo, llegando a Sicilia y a Grecia, hasta tal punto que Roger de Lauria, el gran Caudillo almogávar, pudo decir al enviado del rey de Francia que ningún pez se atre-verá a asomarse sobre el mar, como no lleve grabado en su cola el escudo de Aragón. Cadenas Representan al Reino de Navarra. El primer blasón de los reyes navarros estaba constituido por un águila; sin embargo, a mediados del siglo XIV, y sin que se sepa exactamente el mo-tivo, aparecen las cadenas como nueva enseña nava-rra. Una vez más se ha pretendido explicar su origen mediante una leyenda, al atribuirlo a la batalla de las Navas de Tolosa (1212), donde el soberano navarro rompió las cadenas que protegían al caudillo musul-mán apoderándose de la esmeralda que éste llevaba en su turbante. De todos modos, esta leyenda carece de fundamento, ya que las cadenas no empezaron a usarse en el escudo navarro hasta más de un siglo después de la mencionada batalla. Escudo de Navarra del libro de Armería del Reino de Navarra


REVISTA DE HISTORIA MILITAR EXTRA I 2015
To see the actual publication please follow the link above