Page 134

REVISTA HISTORIA MILITAR 117

LOS PROBLEMAS ECONÓMICOS Y DE DISCIPLINA EN LAS… 133 de alivio permitieron a los franceses reorganizar sus fuerzas y crear dos ejércitos de campaña: los españoles tan solo pudieron entonces acometer acciones menores (conquistas de Ham, Catelet y Noyon) durante las sema-nas siguientes. Felipe regresó del frente a Bruselas a mediados de octubre, pidiendo infructuosamente a los Estados Generales de los Países Bajos dinero para el ejército; debido a aquella falta de liquidez, y previendo ya la cercanía del in-vierno y el cese de las hostilidades, el rey Felipe ordenó a Manuel Filiberto que desmovilizara parte de su ejército: la quenta del dinero (...) ha crescido, ha montado más de lo que se pensó. No veo forma de poderlo proveer30. Mientras el rey buscaba recursos en todas partes, ordenó a Manuel Filiberto que negociase personalmente con los Estados para obtener contra-prestaciones económicas con la amenaza latente del colapso de la defensa de Flandes si no se conseguía dinero para el ejército: fruto de las arduas negociaciones (a lo largo del otoño de 1557 y primavera de 1558) Felipe II consiguió la Ayuda Nonanual, por el cual todos los Estados se comprome-tían a aportar durante 9 años una cantidad fija para el sostenimiento de los Revista de Historia Militar, 117 (2015), pp. 133-166. ISSN: 0482-5748 gastos militares31. Durante los siguientes meses los dos bandos reorganizaron sus fuer-zas32, pero llegada la primavera de nuevo los franceses se anticiparon y golperaron conquistando las ciudades de Calais, Guines y Thionville, ame-nazando con ello atacar Bruselas desde la costa y por el suroeste. Manuel Filiberto decidió mantenerse en el sur para prevenir cualquier agresión de un ejército francés a las órdenes del duque de Guisa y dejó en manos del conde Lamoral de Egmont la amenaza del ejército francés del mariscal de Thermes que avanzaba por la costa: el 13 de julio, entre la llanura de Gravelinas33 y el mar, el ejército de Egmont –12.500 infantes y 3.200 jinetes– derrotaba 30  PARKER, Geoffrey: op.cit., p.147. 31  En 1558 el ejército hispano de Flandes (30.000 infantes y 6.500 jinetes) tenía un coste de 200.000 escudos al mes; el coste de la artillería, de todos los mandos, oficiales, vitualles y munición de todo el ejército, era de 60.000 escudos al mes. ESTEBAN RIBAS, Alberto Raúl: op. cit., p. 29. 32  Respecto de la jefatura del ejército, el duque de Saboya era el comandante general; el con-de de Aremberg, maestre de campo general; monsieur de Berlaymont, comisario general; Alonso de Navarrete, maestre de campo de un tercio español; Alonso de Cáceres, maestre de campo de un tercio español; el conde de Meghen, coronel de infantería valona; el conde de Egmont, general de caballería; Ottavio Curciano, comisario general de la caballería ligera; Lope de Acuña, teniente general de caballería ligera; monsieur de Noirquermes, coronel de caballería de las Bandas de Flandes; el duque de Brunswick-Luneburgo, coronel de caballeria alemana; el conde de Balançon, coronel de caballería alemana; el conde de Horn, coronel de caballeria de Cleves; monsieur de Glajon, general de la artillería; monsieur de la Cressonière, teniente general de la artillería. 33  Para un mayor conocimiento de estas operaciones: ESTEBAN RIBAS, Alberto Raúl: op.cit.


REVISTA HISTORIA MILITAR 117
To see the actual publication please follow the link above