Page 138

REVISTA HISTORIA MILITAR 117

LOS PROBLEMAS ECONÓMICOS Y DE DISCIPLINA EN LAS… 137 sentaban una fiscalidad muy limitada en cuanto a disponibilidad de fondos líquidos para la Corona y aunque el recurso al crédito estuvo siempre pre-sente –y ciertamente las formas de financiación privada fueron muy innova-doras–, en gran medida Carlos V y Felipe II estaban a expensas del dinero que los representantes institucionales de sus territorios –léase Cortes o Es-tados Generales– tuvieran a bien proporcionarles a cambio de ratificación o nuevas prebendas y privilegios. Así pues el principal problema de las autoridades era encontrar los recursos necesarios para el mantenimiento de la maquinaria militar. Espe-cialmente delicada era la situación para Carlos V, cuyo concepto político de monarquía universal le obligaba a atender una amplitud de frentes casi incompatible con sus disponibilidades financieras: si Francia combatía en 2 frentes (Flandes e Italia) el Emperador debía también atender sus compro-misos en Hungría contra el Turco, en el Mediterráneo contra las incursiones berberiscas y turcas, y también las expediciones a las Indias. Por ejemplo, para 1555 las necesidades financieras de Flandes ascendían a 500.000 du-cados de manera urgente, pero en Italia se necesitaban 600.000 ducados... Así por ejemplo, teniendo en cuenta que en 1555 apenas se registran combates de relevancia, el coste de las tropas que aún están enganchadas en las banderas hispanas se hace crítico, al no poder recurrir al saqueo del enemigo. El 25 de julio de 1555 Manuel Filiberto recibía 300.000 escudos de préstamistas “in extremis” para pagar a las tropas, por bien que el mon-tante total que se debía al ejército estaba calculado en 3 millones de florines y las previsiones más realistas auguraban que la ayuda de las provincias flamencas tan solo sería de 800.000 florines, en el supuesto que finalmente se alcanzase el acuerdo para sufragar parcialmente aquellos gastos militares. Al cabo de unos días Manuel Filiberto recibió noticia que los solda-dos del conde Nicolás van der Vesten andaban inquietos por culpa de las pagas atrasadas; en sus cartas el conde informaba que el problema podía ir a mucho peor por lo que el príncipe saboyano no podía esperar a que los Estados Generales aceptasen nuevas compensaciones, por lo que el general movilizó a sus agentes para que solicitasen dinero al importante banquero flamenco Gaspar Schetz37 (“Esqueze” en las fuentes españolas); el banquero 37  Gaspar Schetz (1513-1580) era el primogénito del banquero Erasmus Schetz. La familia Schetz provenía de Esmacalda (Hesse) pero a mediados del siglo XV una rama se estableció en Maastricht y de allí, a principios del XVI, a Amberes. Erasmus adquirió relevancia sobre los otros banqueros de Amberes al ser de los primeros en financiar expediciones en búsqueda de metales preciosos y azúcar del Brasil, a la par que adquiría tierras y títulos por todos los Países Bajos (compró la importante señoría de Grobbendonk en 1545). Su hijo Gaspar se casó en segundas nupcias en 1549 con Catharina d’Ursel –pariente lejana suya, puesto que la familia de los Ursel descendían del tronco común alemán de los Schetzenbergh; Catalina era Revista de Historia Militar, 117 (2015), pp. 137-166. ISSN: 0482-5748


REVISTA HISTORIA MILITAR 117
To see the actual publication please follow the link above