Page 157

REVISTA HISTORIA MILITAR 117

156 ALBERTO RAÚL ESTEBAN RIBAS príncipe Guillermo de Orange a negociar el pago de 2 meses de salario, pero posteriormente las autoridades se dan cuenta que no hay dinero, por lo que la situación se prolongó durante varios días hasta que las autoridades no satisfacieron parte (12.000 escudos) de sus soldadas atrasadas gracias a un préstamo otorgado por Gaspar Schetz. De hecho, esta situación de cierto descontrol entre las diversas autoridades –militares, políticas y de finanzas- motivaron que Manuel Filiberto propusiera al Emperador que hubiese un mayor control y unificación de las responsabilidades financieras del ejército y de las Provincias, en una carta fechada el 31de octubre de 1555. No registra el príncipe más anotaciones al respecto hasta el año de 1558, en que se constata el enorme cansancio entre las tropas por tantos años de guerra y de soldadas atrasadas. Así el 24 de junio de 1558 Manuel Filiberto escribe que varios miles de soldados valones se han amotinado, provenientes de las unidades de Charles de Brimeau, conde de Meghen, de Philippe de Montmorency, conde de Horn, y de Philippe de Ligne, conde de Aremberg; al cabo de dos días las tropas de Horn vuelven a la obediencia, pero las de Me-ghen continúan; no hace mención alguna acerca de las tropas de Aremberg. El 30 de junio el conde de Meghen se acerca hasta el cuartel de los rebeldes para intentar reconducir su situación, que finalmente logra pasados unos días. El 4 de julio el regimiento de infantería alemana de Conrad von Pa-melberg se amotina, reclamando las pagas de varios meses, además de estar cansados por las marchas en territorio francés para oponerse al avance del ejército del duque de Guisa. El 14 el regimiento de Klaus von Gustow se niega a ponerse en marcha si no se les paga los 3 meses de atrasos. El 16 de julio, tres días después de la victoria de Gravelinas, el conde de Egmont escribe a Manuel Filiberto que los mercenarios alemanes de Schwen-di y Münchhausen no quieren iniciar la marcha hacia el sur con el resto del ejército hasta que no se les pague: es significativo el hecho que, tras haber obtenido un cuantioso botín procedente de los saqueos de los franceses, las fuerzas victoriosas de Egmont todavía tienen en mente las pagas adeudadas por las autoridades hispanas, consecuencia del abultado importe que se les debía; ese mismo día, ante la necesidad de disponer de aquellas curtidas tro-pas, Manuel Filiberto escribe que el rey ya ha enviado dinero para satisfacer parte de las demandas de aquellos alemanes. Pero las tropas de von Pamelberg siguen con el motín: hacen saber al gobernador general que el rey les debe mucho dinero y que desean cobrar en agosto; el 18 de julio Manuel Filiberto recibe cartas del rey en que le dice que ha enviado ya el dinero para pagar las soldadas de su ejército y que confía que las tropas vuelvan a la obediencia; de hecho se destina parte de la remesa recibida para pagar un mes a las tropas de Conrad, que efectivamente cobran al día siguiente. Revista de Historia Militar, 117 (2015), pp. 156-166. ISSN: 0482-5748


REVISTA HISTORIA MILITAR 117
To see the actual publication please follow the link above