Page 170

REVISTA HISTORIA MILITAR 117

EL PERÚ Y LA GUERRA CONTRA LA CONVECCIÓN (1793-1795) 169 ciales para las armas españolas, no resultó finalmente favorable a Carlos IV, quien dos años tras el inicio de las hostilidades, y con partes de Cataluña y de las Provincias Vascongadas ocupadas por tropas galas, hubo de concluir una paz separada con la República Francesa, retirándose así de la Primera Coalición anti-revolucionaria y sellando, mediante el tratado de Basilea, la pérdida de la parte todavía española de Santo Domingo. Dicho tratado sen-taría asimismo las bases para un cambio radical de alianzas, que convertiría a España en aliada de Francia y desembocaría en más de una década de enfrentamientos militares con Gran Bretaña, cuyo punto culminante sería la batalla de Trafalgar. Se trata de una guerra escasamente conocida, pero que no carece de trascendencia para la historia de España. Así, desde una perspectiva de po-lítica interna, cabe destacar que fue este conflicto el que precipitó la salida definitiva del conde de Aranda del escenario político nacional, con su susti-tución por Godoy en noviembre de 1792 a la cabeza de la Primera Secretaría de Estado y el posterior cese del conde, en marzo de 1794, en el cargo de decano del Consejo de Estado. La destitución de Aranda obedecía a su actitud contraria a entrar en guerra -por una vez en la larga carrera del aragonés éste se mostró templado y pacifista2-, política que el rey consideraba incompatible con sus obligaciones como jefe de la Casa de Borbón. Esta postura belicista de Carlos IV, que se entiende sabiendo, como ha desvelado el profesor Seco Serrano, que su primo Luis XVI le había comunicado al monarca español por escrito que se sentía coaccionado y que sus cesiones a la Asamblea, incluso a sus elementos más moderados, le estaban siendo arrancadas en contra de su regia voluntad, fue arreciando con la proclamación de la República y posterior decapitación del monarca francés3. La otra cara de esta misma moneda fue el papel que la guerra contra la Convención jugó en la ascensión, sin precedentes 2  PUELL DE LA VILLA, Fernando: “De la belicosidad a la neutralidad”, en FERRER BENI-MELI, José Antonio (dir.): El conde de Aranda y su tiempo, CSIC, Zaragoza, 2000, vol. II, pág. 303. Como señala este autor refiriéndose a Aranda, a partir “de la independencia de los Estados Unidos, y particularmente tras el estallido revolucionario francés y hacer crisis el pacto de familia, la belicosidad que le había caracterizado se templó y pareció convencerse que sólo por la vía del neutralismo armado sería viable contrarrestar las dos amenazas, esta vez ideológicas, que se cernían sobre la Monarquía hispana; la norteamericana en Indias y la ultrapirenaica en la Península”. 3  SECO SERRANO, Carlos y MOLAS RIBALTA, Pere: “La quiebra del sistema de gobierno de Carlos III”, en DEDIEU, Jean-Pierre y VINCENT, Bernard (eds.): L’Espagne, l’État, les Lumières. Mélanges en l’honneur de Didier Ozanam, Casa de Velázquez, Madrid-Burdeos, 2004, pág. 322: “Carlos IV deja caer a Aranda porque proponía «un repliegue pacifista poco acorde con el honor de la Corona» máxime cuando de facto era jefe de la Casa Real Borbóni-ca”. Sobre la negativa de Aranda a romper con Francia a finales de 1792 véase asimismo LA PARRA LÓPEZ, Emilio: Manuel Godoy, la aventura del Poder, Tusquets, Barcelona, 2002, p. 95. Revista de Historia Militar, 117 (2015), pp. 169-200. ISSN: 0482-5748


REVISTA HISTORIA MILITAR 117
To see the actual publication please follow the link above