Page 192

REVISTA HISTORIA MILITAR 117

EL PERÚ Y LA GUERRA CONTRA LA CONVECCIÓN (1793-1795) 191 torización, si bien indicando que “lo habéis de ir ejecutando poco a poco, y no de una vez, disponiéndolo según vuestra prudencia juzgare que conviene para que no cause inconveniente”73. Dicha prevención había ido en aumento con la Revolución francesa, remitiéndose el 21 de mayo de 1790 una Real Orden muy reservada a Lima prohibiendo incluso que “se introduzcan ne-gros comprados o prófugos de las colonias francesas, ni otra cualquier per-sona de casta que pueda influir en estos vasallos de S.M. máximas opuestas a la debida subordinación, y vasallaje”74. En este ámbito, la situación en España, por razones de proximidad geográfica y por el comercio directo que se permitía con el resto de Europa y que estaba prohibido en América, era mucho más delicada que en el Perú, ya que se estimaba en torno a 80.000 el número de franceses residentes en la Península75. Ésta se hallaba expuesta a una eventual infiltración de elementos subversivos, que se podían además confundir entre los múltiples exiliados franceses, lo que llevaría el 20 de julio de 1791 a Floridablanca, en lo que el historiador francés Grandmaison calificó hace un siglo como ejercicio de legítima autodefensa, a endurecer sustancialmente el régimen de extranjería76. A partir de esa fecha los extranjeros serían clasificados, por una comisión establecida a dichos efectos, en extranjeros domiciliados y transeúntes. Los primeros habían de ser católicos, jurar fidelidad al rey y renunciar a cualquier vínculo y a la protección consular y diplomática de sus países de origen. A los transeúntes se les daba 15 días para abandonar la Villa y Corte, y dos meses para salir de España. En el Perú las autoridades parecen haber afrontado el desafío con más serenidad, lo que indudable-mente respondía a factores objetivos en términos de la intensidad de la ame- 73  ACT (Archivo Condal de Taboada), Casa de Des, caja 5, legajo 1. Instrucciones de Carlos III a Francisco Gil y Lemos como virrey de Nueva Granada, San Lorenzo, 27 de octubre de 1788. 74  AGI, Lima, 692. Despacho muy reservado y s/n de Francisco Gil y Lemos al conde de Lerena, Lima, 30 de octubre de 1790. Referencia ésta que refleja el temor a un contagio revolucio-nario Revista de Historia Militar, 117 (2015), pp. 191-200. ISSN: 0482-5748 desde Haití. 75  AYMES, Jean-René 1991: op.cit., pág. 241. 76  GARCÍA REGUEIRO, Ovidio: Francisco de Cabarrús: Un personaje y su época, Centro de Estudios Políticos y Constitucionales, Madrid, 2003, pág. 40. GRANDMAISON, Geoffroy de: L’Ambassade Française pendant la Révolution (1789-1804), Librairie Plon, París, 1892, págs. 36-52. El agente francés en Madrid, Urtubize, se hacía eco de la escasa simpatía que concitaba la Revolución en Madrid, escribiendo al conde de Montmorin el 16 de junio de 1791: “Notre révolution cause ici une frayeur que je ne puis vous dépeindre; tout Français est regardé comme un homme qui veut susciter la révolte ... Le nom de Français est un signe de réprobation générale ... M. de Florida Blanca a fait établir à Madrid un comité des re-cherches qui a une inspection générale sur tout le royaume, sans appel à un autre tribunal ... Il m’a dit qu’il y avait une Providence, que la nation française était bien coupable, et qu’elle serait certainement châtiée”.


REVISTA HISTORIA MILITAR 117
To see the actual publication please follow the link above