Page 197

REVISTA HISTORIA MILITAR 117

196 IAGO GIL AGUADO des españolas contemplaran abiertamente este tipo de tácticas en fecha tan temprana da a pensar que su uso durante la guerra de la Independencia no fue mero fruto de la espontaneidad popular, sino que también reflejaba una tradición ya firmemente asentada en el seno del Ejército. Políticamente, este episodio viene asimismo a reflejar el tino con el cual las autoridades españolas reaccionaron a las amenazas ideológicas pro-venientes de Francia, desplegando tanto medidas defensivas como ofensivas para garantizar la adhesión de la población a la causa patria en esa “guerra de opinión” que, según Jean-René Aymes, constituyó “la principal origina-lidad de la guerra de los años 1793-1795”89. En el Perú se logró hacer a la población partícipe de una guerra a miles de kilómetros de distancia, -lo que se vería reflejado en la exitosa campaña de donativos voluntarios llevada a cabo por las autoridades virreinales-, así como conservar la tranquilidad del territorio, como reconocería años más tarde un peruano agradecido al juez encargado del juicio de residencia del virrey Gil y Lemos: “Con motivo de la última guerra, ¿qué de consuelos no facilitó S.E. el virrey a los habitantes de esta costa cuando vieron sus vidas, y haciendas a cubierto de toda hostilidad, y a las mismas poblacio-nes en estado de resistir victoriosamente cualquiera que contra ellas intentasen los enemigos de la Corona? Unos puertos desamparados, sin fortificaciones, y desproveídos de armas, y unas gentes sin la me-nor disciplina fueron motivos que a todos cubrieron de susto, y cons-ternación; pero de repente varió aquel semblante melancólico, y los temores se convirtieron en seguridad, y confianza. En suma no hubo objeto que se ocultase a la penetración de S.E., a todos ocurrió con la mayor prontitud y el acierto fue siempre un socio inseparable de sus determinaciones”90. Cabe también destacar que las políticas de carácter represivo, como el endurecimiento de la censura o la vigilancia ejercida por una policía secreta de nuevo cuño, se toparon con escasos problemas. Ello no es solamente testimonio de los sólidos vínculos que unían por esas fechas al Perú con la metrópoli, sino también de la moderación de la que hicieron gala las auto-ridades españolas ante este nuevo desafío bélico e ideológico. Desde una perspectiva más amplia, y pese al discurso tradicional de un verdadero re-troceso de las libertades y de la Ilustración en España como resultado de la 89  AYMES, Jean-René 1994: op.cit., pág. 36. 90  AHN, Consejo, legajo 21293, folio 478. Carta de Juan Bazo y Berry a Juan del Pino Manri-que, Trujillo, 28 de octubre de 1796. Revista de Historia Militar, 117 (2015), pp. 196-200. ISSN: 0482-5748


REVISTA HISTORIA MILITAR 117
To see the actual publication please follow the link above