Page 207

REVISTA HISTORIA MILITAR 117

206 JOSÉ MANUEL GUERRERO ACOSTA Sin embargo, el sistema siempre adoleció de dos carencias fundamen-tales: hombres y dinero. Como señalaba José de Gálvez, Ministro de Indias, en mayo de 1779: «El edificar todas las obras de fortificación que se proyectan en América como indispensables, enviar las tropas que se piden para cubrir los parajes expuestos a invasión y completar las dotaciones de pertrechos de todas las plazas sería una empresa imposible aun cuando el Rey de España tuviese a su disposición todos los tesoros, los ejércitos y los almacenes de Europa.» Por ello, indicaba Gálvez, es menester que la disciplina y la pericia de los comandantes supla en gran parte su escasez… Tras los muros de estas fortalezas, guarnecidos por escasa artillería y sobre las espaldas de un puñado de veteranos españoles, soldados Fijos y milicianos naturales de América, descansaba la defensa de las Indias espa-ñolas. Junto con los marinos y los buques de la Armada, cumplieron eficaz-mente su misión durante casi cincuenta años: con la sola pérdida permanente de Trinidad, se ganó Florida (1763-1810); se derrotó en numerosas ocasio-nes a británicos y portugueses; se conservó intacta la frontera del Norte y se dominaron las rebeliones indígenas en el sur del continente. Las operaciones desarrolladas por España durante la Guerra de Inde-pendencia norteamericana pueden dividirse en: 1. Operaciones preliminares desde Luisiana sobre el Misisipí. 2. Expediciones para conquistar Florida (Mobila y Panzacola). 3. Reconquista de las plazas capturadas en América Central (Baha-mas, Costa Rica y Guatemala) y expedición contra Jamaica. EL TEATRO DE OPERACIONES EN AMÉRICA Las entregas de ayuda de las arcas de la Corona española desde Eu-ropa se efectuaron a través de terceras personas, sobre todo mediante el comerciante de Bilbao Diego Gardoqui y desde La Luisiana mediante el comerciante Oliver Polllock (cuadro 1) España contribuyó a equipar al Continental Army norteamericano. Mu-chos de los minutemen (nombre que se daba a los soldados) vestían con unifor-mes pagados por la Corona Española o llevaban zapatos, camisas, botones y correajes fabricados en España. También fueron pagados con pesos españoles muchos de sus fusiles y cañones. Las tropas de Rogers Clark que conquistaron el Illinois al norte del río Ohio, llevaban uniformes, armas y pólvora suministra- Revista de Historia Militar, 117 (2015), pp. 206-230. ISSN: 0482-5748


REVISTA HISTORIA MILITAR 117
To see the actual publication please follow the link above