Page 243

REVISTA HISTORIA MILITAR 117

242 ANTONIO PRIETO BARRIO hojas de pita y sujetas por un lazo de esmalte morado en la parte inferior del mismo, hojas verdes de nipa, y entre éstas y aquéllas una reducción del escudo nacional. Bajo el lazo de esmalte morado, una media luna plateada. La placa llevaba la venera, colocada sobre una estrella de ocho puntas con ráfagas de plata. La encomienda, la venera pendiente del cuello por una cinta de los colores señalados. Los oficiales y caballeros, la insignia de oro o plata res-pectivamente, pendiente un pasador con los colores citados. Y las medallas de plata y de bronce, llevando en relieve la venera descrita. Otros premios y distinciones republicanos En 1934 se crea, como distinción suprema de la nación para premiar a un ciudadano ejemplar el 14 de abril, el nombramiento de Ciudadano de Honor que gozaría de los siguientes beneficios: el gobierno daría cuenta a las Cortes de su nombramiento, tendría honores y precedencia inmediatamente después de su miembros y recibiría de la nación una medalla de oro espe-cialmente grabada, que llevaría en el anverso una alegoría de la República y en el reverso la inscripción «La Nación, agradecida, nombra Ciudadano de Honor a d..., el 14 de abril de 19..., Fiesta Nacional». Cada año se elegiría un Comité de Honor, compuesto por el Presidente de la República, el de las Cortes, el del Tribunal de Garantías Constitucionales y el del Consejo de Ministros, así como todos los ciudadanos que hubieran ejercido cualquiera de las funciones enumeradas, así como todos los Ciudadanos de Honor8. El Centro del Ejército y la Armada en Madrid concedía una Meda-lla para el Concurso nacional de Patrullas Militares. Ovalada y de metal plateado de 31 por 39 milímetros, el anverso llevaba un busto con casco rodeado de la inscripción «Si vis Pacem para Bellum», con corona mural y leyenda «Centro del Ejércitoto, y de la Armada». El reverso, la inscripción «Concurso Nacional de Patrullas Militares 1934». La cinta lleva los colores republicanos en tres listas iguales de color rojo, amarillo y morado9. Por los sucesos de Asturias de octubre de 1934, existen al menos tres medallas, dos de las cuales son, con certeza, contemporáneas de los hechos. La Medalla de los defensores de Oviedo en la Revolución de octubre de 1934 era ovalada, de plata o metal plateado y de 20 por 30 milímetros. 8  El de 1934 correspondió a Manuel Bartolomé Cossío y el de 1935 a Miguel de Unamuno y Jugo. No consta que a partir de 1936 se concediera esta distinción. 9  ABC, 27 de diciembre de 1934, p. 10. Incluye fotografías de su entrega a la Sección de Regu-lares de Melilla que tomó parte en el concurso. Revista de Historia Militar, 117 (2015), pp. 242-294. ISSN: 0482-5748


REVISTA HISTORIA MILITAR 117
To see the actual publication please follow the link above