Page 257

REVISTA HISTORIA MILITAR 117

256 ANTONIO PRIETO BARRIO El resto de las medallas serían de bronce, cobre o metal bronceado, de 35 milímetros de diámetro pendientes de una cinta de seda de 35 milímetros de ancho por 40 de largo, unida a un pasador de metal dorado. La Medalla del Deber llevaba en el anverso el busto de una matrona con corona mural –alegoría de la república– y unos soldados desfilando, junto a la palabra «Deber». El reverso, un soldado con casco y capote en actitud de disparar. La cinta de color verde. La Medalla de la Libertad era de forma ligeramente irregular. El an-verso llevaba sobre un mapa de la península y la palabra «Libertad», una matrona cuya mano derecha se apoya en el escudo nacional y la izquierda lleva una antorcha. El reverso, un mapa de la península sobre el que vuelan dos palomas, rodeado de una cadena cuyos últimos eslabones están rotos. La cinta de color azul celeste. La Medalla de la Segunda Guerra de la Independencia llevaba en el anverso un guerrillero armado con arma blanca y un soldado con un fusil en actitud de atacar. El reverso, un ramo de laurel a la derecha y la inscripción en dos columnas de cinco y dos líneas «2ª / Guerra / de la / Indepen- / dencia // 1808 / 1936». La cinta de los colores republicanos, tres listas de color rojo, amarillo y morado oscuro27. Al no describirse en esta disposición las alegorías, quedaba sólo a la vista del dibujo publicado, la futura interpretación de los fabricantes para su confección. También en noviembre se ampliaban las normas dadas en el mes de abril, estableciendo que las propuestas de recompensas se formularan por los períodos de tiempo siguientes: el primero, desde el 19 de julio de 1936 27  Puede encontrarse una interpretación del diseño de esta medalla, en WHITTAKER, James. unpublished A display at the OMRS Convention, London, September 2014, titled Two Voi-ces from Spain. Cuando miro el boceto de Gallo, veo los dos hombres armados como una alegoría a la del cuadro de Goya El tres de mayo de 1808 en Madrid, y ese momento en que España sufrió bajo la ocupación extranjera. Entonces 1808-1814, como en 1936, hubo una lucha armada contra la opresión extranjera por la independencia. Veo retratado un guerrillero de 1808 con una faca y paralelamente a partir de 1936, un miliciano que sostiene un rifle. Estas dos figuras representan el sacrificio de la gente, los voluntarios; la superposición de las dos figuras y las fechas enlazan sus acciones en el tiempo. La Segunda Guerra de la In-dependencia era una declaración de cómo la República consideró, en 1936, su lucha contra los nacionales y los intervencionistas extranjeros. El laurel es la esperanza de la gloria y de la victoria. La elección de la faca del guerrillero es interesante. Tradicionalmente, el uso de un arma blanca en la literatura española ha simbolizado el conflicto, la muerte y el sacrificio. Antes de la guerra, Federico García Lorca hizo buen uso de éste en sus obras, notablemente en Romancero Gitano (1928) y en Bodas de Sangre (1932). Trágicamente, Lorca también se convirtió en una víctima del conflicto cuando, en los primeros días de la guerra, fue sacado de su pueblo cerca de Granada y fusilado por las milicias nacionales locales. Revista de Historia Militar, 117 (2015), pp. 256-294. ISSN: 0482-5748


REVISTA HISTORIA MILITAR 117
To see the actual publication please follow the link above