Page 31

REVISTA HISTORIA MILITAR 117

30 ARÁNGUEZ, JOSÉ CARLOS - CORRALES, DAVID - MORALES, JOSÉ MANUEL lo largo y ancho de su territorio. Se revirtió así la relativa sensación de segu-ridad que se extendió en Viena y Budapest después de su anexión unilateral de Bosnia y Herzegovina en octubre de 1908. Rusia, por su parte, se sentía directamente implicada en la región balcánica por su pretendido liderazgo del movimiento ortodoxo paneslavo. Más allá de este fundamento ideológico, los intereses rusos en los Balcanes se reforzaron tras el fatídico final de su aventura en Asia, que culminó en una aplastante derrota frente a Japón (febrero de 1904-septiembre de 1905). Rusia anhelaba el control de los Estrechos, como ha hecho desde el siglo XVIII hasta la actualidad, para conseguir su propia salida al Mediterráneo. Pero la experiencia del pasado más reciente no invitaba al optimismo: pese a sus vínculos con Francia (1892-1893) e Inglaterra (agosto de 1907), Rusia fue obligada a claudicar ante la anexión austrohúngara de Bosnia, sin satis-facer las reivindicaciones de su protegida Serbia. Esta sensación de soledad se vio agravada después de que Alemania se presentase como valedora de los intereses del Imperio Otomano. Una hipotética ocupación del Bósforo y el Dardanelos, como se planteó el gobierno ruso a inicios de 1914, se encon-traría con obstáculos muy difíciles de salvar54. El cúmulo de intereses estratégicos en los Balcanes no quedaba ahí. Por un lado, Francia había conseguido también un vínculo mucho más infor-mal con Inglaterra (1904) y acababa de cerrar el episodio abierto en 1898, la “cuestión marroquí” –eufemismo del reparto de Marruecos– gracias al establecimiento de un protectorado franco-español sobre el sultanato nortea-fricano (1912). Podía dedicar, por tanto, más esfuerzos a reforzar sus lazos con Rusia, con quien llevaba dos décadas comprometida militarmente, justo desde que el káiser Guillermo II cesara de su cargo a Bismarck y decidiera dejar suelto el lazo ruso55. 54  Vid. BORN, Karl E.: Von der Reichsgründung bis zum Ersten Weltkrieg, Band 16, Gebhardt Handbuch der Deutschen Geschichte, Deutscher Taschenbuch Verlag, München, 1981, pp. 234-236; RENOUVIN, Pierre: op. cit., pp. 160-161; TAYLOR, Alan J. P.: The Struggle for Mastery in Europe, 1848-1918, Oxford University Press, London, 1983 1ª ed. 1954, pp. 455-457. Sobre el papel de Rusia en los antecedentes y el desarrollo de la Crisis de Julio en conexión con su delicada situación política interna, vid. McMEEKIN, Sean: The Russian Origins of the First World War, Belknap Press/Harvard University Press, New York, 2001; y SERVICE, Robert: A History of Modern Russia. From Nicholas II to Vladimir Putin, Harvard University Press, Cambridge, 2005, pp. 1-26. 55  SCHIEDER, Theodor: “Europa im Zeitalter der Nationalstaaten und europäische Weltpo-litik bis zum I. Weltkrieg (1870-1918)”, en SCHIEDER, Theodor (ed.): Handbuch der eu-ropäischen Geschichte, Band 6, Europa im Zeitalter des Nationalstaaten und europäische Weltpolitik bis zum ersten Weltkrieg, Union Verlag, Stuttgart, 1973, pp. 115-116. Con este importante giro del orden internacional de 1871, Francia dejó de estar aislada en el concierto internacional y Alemania consiguió en dos años lo que Bismarck había evitado en veinte, es decir, el hipotético ataque por dos frentes, con las consiguientes repercusiones que ello trajo Revista de Historia Militar, 117 (2015), pp. 30-56. ISSN: 0482-5748


REVISTA HISTORIA MILITAR 117
To see the actual publication please follow the link above