Page 42

REVISTA HISTORIA MILITAR 117

EL ATÍPICO VERANO DE 1914: VIEJAS DECISIONES EN LAS… 41 de estos vínculos y pese a la necesidad británica de que reinase la paz en el Mediterráneo oriental a fin de asegurar la estabilidad de sus intereses ma-rítimos, los británicos se mantuvieron reticentes hasta el último momento. Fue decepcionante, sobre todo para Francia, la resistencia mostrada por el gabinete liberal de Herbert H. Asquith a pronunciarse sobre la amenaza que se cernía sobre la estabilidad del continente. Todos buscaron la reacción del Foreign Office. Sazónov y Poincaré afirmaron a sendos embajadores británicos en Rusia y Francia, George Buchanan y Francis Bertie, que la paz europea dependía directamente de Inglaterra86. Cuando las presiones de Francia se hicieron extensivas a Alemania, una vez declarada la guerra austro-serbia, Bethmann se dispuso a tantear a los ingleses con su neutrali-dad a cambio del compromiso alemán a no anexionar territorios franceses continentales tras la guerra87. A todos, aliados y enemigos, respondió Grey en alguna ocasión con dudas sobre la intromisión de Inglaterra, sin por ello arriesgarse a romper los compromisos contraídos88. Tenía dos razones de peso para ello. La primera, en el contexto de las percepciones propias del clima enrarecido de julio de 1914, era su creencia en que un firme apoyo inglés a Francia podía enva-lentonar en exceso a los rusos, que parecían nerviosos y dudosos sobre el camino a seguir89. La segunda razón, de orden doméstico y extendida hasta los primeros días de agosto, fue el freno a la intervención inglesa impuesto por un amplio sector del gabinete Asquith. Uno de los mayores defensores de la abstención fue Haldane, ahora Lord Canciller, mentor político y amigo personal de Grey y creador de la British Expeditionary Force, el ejército continental británico, que a su juicio no estaba aún bien preparado para de-fender el Rin de un hipotético ataque alemán90. Fuera como fuera, lo cierto es que Grey, pese a su rechazo personal a la guerra se había convencido ya de que Inglaterra debía acercarse de alguna 86  JOLL, James: op. cit., p. 19. 87  VALONE, Stephen J.: “«There Must Be Some Misunderstanding»: Sir Edward´s Grey´s Di-plomacy of August 1, 1914”, en Journal of British Studies, vol. 27, nº 4, 1988, p. 409. El día 30 Bethmann extendería el compromiso a Bélgica. 88  En el fondo, la postura ambivalente de Grey era coherente con su trayectoria al frente del Foreign Office. Ya en enero de 1906, recién nombrado ministro de Exteriores, comentó al embajador alemán en Londres, Wolff-Metternich, que Inglaterra no toleraría nunca un en-frentamiento franco-alemán, pero en caso de que éste se produjera ningún gobierno inglés apoyaría a Francia. Paralelamente, recién comenzada la Conferencia de Algeciras, Grey quiso guardarse las espaldas autorizando conversaciones militares con Francia. TAYLOR, Alan J. P.: op. cit., pp. 437-438. 89  JOLL, James: op. cit., p. 20; MACMILLAN, Margaret: op. cit., pp. 697-700. 90  WILSON, Keith M.: “Understanding the ‘Misunderstanding’ of 1 August 1914”, en The His-torical Journal, vol. 37, nº 4, 1994, pp. 886-887. Revista de Historia Militar, 117 (2015), pp. 41-56. ISSN: 0482-5748


REVISTA HISTORIA MILITAR 117
To see the actual publication please follow the link above