Page 67

REVISTA HISTORIA MILITAR 117

66 FERNANDO CALVO GONZÁLEZ-REGUERAL línea marcada –ya se vio- por el mentor de todos ellos, Luys Santa Marina, cuando dijo: “Los muchachos saben por qué mueren. Hay un combate a ganar y ello se define en objetivos inmediatos: una cota, una masía, un río. La suma de todo es la Victoria... Y bien vale la pena morir; y vivir en tensión meses y meses”. En la novela de Benítez de Castro, como en sus predecesoras (en especial esas dos rarezas que son Cada cien ratas un permiso y Fondo de estrellas, de Pedro Álvarez y Antonio Hernández Gil, respectivamente, ambas publicadas por la revista nacionalsindicalista Vértice en su concurso de narrativa bélica) y después en sus continuadoras, no hay una exaltación de la guerra, pero tampoco un rechazo, siendo valoradas muy positivamente las virtudes que todo conflicto hace aflorar, impregnándose así de un sentido casi sportivo de la lucha muy parecido al espíritu con que los anglosajones hacen las guerras y que tan bien reflejara Maurois en su Los silencios del coronel Bramble9, otro clásico a reivindicar. Así, y como nos advierte el crítico Martínez Cachero, en estas obras bélicas ‘a diferencia de las novelas compuestas por los perseguidos en la retaguardia Madridgrado, Una isla en el mar rojo, etc., no existe una visión hostil, llena de odio, para quienes militan en la trinchera de enfrente’. Rafael García Serrano, siempre navarro socarrón, resumió como nadie esta relación con la novela alemana en su Fiel Infantería: “Mario y yo acabamos también allí de leer un ejemplar de Sin novedad en el frente. Sus páginas, luego de leídas, nos servían para los más ínfimos menesteres: las usábamos con frecuencia, debido a las aguas de la roca, las conservas y el calor”. La lectura mitificada que le dio esta quinta a la obra queda muy bien reflejada en las últimas páginas del Kilómetro 6, cuando el protagonista anota en su diario la noche antes de la gran batalla “¿Sin novedad en el frente?”, así, entre interrogantes, angustiado por repetir el sacrificio inútil de su final o, sensu contrario, obsesionado por alcanzar una muerte ‘útil’. Porque la contestación a Remarque en la obra de Benítez de Castro es mucho más amplia que un mero subtítulo: la novela responde a la del teutón desde la mismísima portada, compárense si no en las figuras que adjunta-mos las de las dos primeras ediciones españolas con la de Sin novedad en el frente. La primera de Maucci, más lúgubre, copia la calavera utilizada en aquella, si bien su casco está coronado por un laurel de la victoria, frente a la repelente rata de la Editorial España (es una ‘rata de cadáver’ como descrita en el libro, de esas enormes y voraces que cruzaban el fango de las trincheras europeas del 14-18). La segunda edición de Juventud dulcifica 9  Maurois, André: Los silencios del coronel Bramble, Signo, Madrid, 1929. Revista de Historia Militar, 117 (2015), pp. 66-90. ISSN: 0482-5748


REVISTA HISTORIA MILITAR 117
To see the actual publication please follow the link above