Page 73

REVISTA HISTORIA MILITAR 117

72 FERNANDO CALVO GONZÁLEZ-REGUERAL hizo periodista después de la guerra y formó parte de esa generación inme-diatamente posterior a la guerra que Tomás Borrás llamó del ‘Tremendismo’ advirtiendo que “si Cela, García Serrano, García Suárez y tantos otros (yo mismo, en Chekas de Madrid) hemos hablado tajante y crudamente, no se tome a delectación por lo morboso, sino a propósito revulsivo”. José María Martínez, en su ya citada La novela española entre 1936 y 1975, asegura que cuando García Suárez publicó esta novela era el autor español más jo-ven de entonces, y es quien nos aporta la poca información subsiguiente que tenemos de este escritor: “Algún tiempo después desaparecería de la escena periodística y literaria española Pedro García Suárez, al igual que desapa-recería o se atenuaría muy mucho el belicismo de esa generación”, para marchar al parecer a México, donde se le pierde la pista, defraudando así las expectativas que muchos habían puesto en él. El último dato conocido al respecto del autor es que publicó una novela corta -La sed (novela de san-gre y angustia)- y preparaba otra larga (El hijo de Saturno). La crítica de la época, tan encendida como la prosa que glosaba, prodigó a esta obra elogios como éste: “Una buena novela, recia y apasionada, que huele a pólvora y a sangre”, en acertada definición (Florentino Soria, La Estafeta Literaria, 15/ XI/45). Estamos con Gárate de Córdoba -otro clásico de las letras militares a ser reivindicado (imprescindibles esos sus Mil días de fuego11)- cuan-do afirma que ésta es “una de las novelas legionarias más alucinantes. Los legionarios tienen trazos no sé si dantescos o apocalípticos, sin dejar de ser legionarios”, pues los novios de la muerte que en ella son refleja-dos tienen todos verdaderamente comido el corazón por un dolor inson-dable. Y esto es a nuestro juicio lo que convierte a la novela en una de las mejores sobre la guerra civil, pero sobre todo, una de las que mejor ha retratado nunca el alma del Tercio, cosa harto compleja a juzgar por las bibliografía y filmografía al respecto. Porque, digámoslo claramente, la Legión, como los más bellos rostros o paisajes, no es ‘fotogénica’, si vale la expresión, no ‘da’ bien en la Literatura, no ‘sale’ bien en el cine, lo que habla de su tremenda personalidad, de su fuerza magnética, de su torrente de dolor y grandeza imposible de ser fielmente capturado para el arte. Ni siquiera las obras que más se han acercado a hacerlo llegan a convencernos plenamente: desde el excesivo patetismo, casi crueldad, de Tras el águila del César (esa elegía del Tercio firmada por Santa Marina que ‘salta del escalofrío al lirismo con la misma facilidad que un legionario pega un brinco sobre el parapeto’), a la romántica estampa 11  Gárate de Córdoba, José María: Mil días de fuego (Luis de Caralt, Barcelona, 1972). Revista de Historia Militar, 117 (2015), pp. 72-90. ISSN: 0482-5748


REVISTA HISTORIA MILITAR 117
To see the actual publication please follow the link above