Page 108

REVISTA HISTORIA MILITAR 116

108 MARIANO CUESTA DOMINGO cizos brasileño y guayanés; pero las raí-ces culturales de tan majestuoso árbol fueron múltiples. He ahí la expedición de Pinzón o, posteriormente, el protagonista del viaje evaluador de la magnitud continental, ecuatorial de América del Sur que lleva el nombre de Orellana o las extraordinarias navegaciones del padre Domingo Brie-va y luego con el capitán Pedro Teixeira y demás y otras acciones de diversas órdenes religiosas (franciscanos, domi-nicos, carmelitas, jesuitas) que han con-tribuido a determinar los actuales lími-tes brasileños en el curso alto y medio de la cuenca del río Amazonas. Fig. 2. «Brasil» en el mapa de «Cantino», 1502 (detalle) 2. Vicente Yáñez Pinzón vislumbró el Amazonas y la costa brasileña Han transcurrido quinientos años desde la muerte del más joven de los hermanos Pinzón; había nacido (1462) en Palos (Huelva) y murió (1514) a los 52 años de edad en Sevilla. Su escuela, su vida, fue la mar; una práctica basada en la lucha contra el océano (el mayor enemigo del marino), en el asalto a otros navegantes que, como él, vivían de lo que podía haber en la mar, del abordaje a naves que transportaban cereales en épocas de hambruna en su ciudad natal y en el combate con otros barcos (portugueses entre 1477 y 1479) hasta que castellanos y lusos firmaron un tratado de paz (Alcaço-vas). Toda una experiencia7 que hizo de Vicente un experto y, juntamente con los otros Pinzón, unos navegantes aptos, capaces, principales y necesa-rios en el rol y la navegación del Descubrimiento, aptos para cualquier otra de importancia. Vicente Yáñez Pinzón fue el capitán de la carabela menor de la primera expedición colombina, «La Niña», y su participación fue im-portante tanto en la travesía náutica como en las relaciones interpersonales del almirante en ciernes con los demás tripulantes.8 7  Su práctica se vio incrementada —después del Descubrimiento— con una actividad en el Mediterráneo (Nápoles, Argel y Túnez) de donde regresó en 1498. 8  «La Niña» era la carabela de menor porte; estaba tripulada por 25 o 30 hombres con Vicente Yáñez Pinzón como capitán. Parecía la más frágil pero tras el desastre de la nao se convirtió en la capitana por alojar al almirante, lo que debió afectarle anímicamente. Revista de Historia Militar, 116 (2014), pp. 103-154. ISSN: 0482-5748


REVISTA HISTORIA MILITAR 116
To see the actual publication please follow the link above