Page 113

REVISTA HISTORIA MILITAR 116

PINZÓN Y LAS RAÍCES HISPÁNICAS DE BRASIL 113 El derrotero prosiguió hacia el norte recorriendo el litoral hoy bra-sileño (cuestión contestada por Leite en 1931 y Peres en 1943 aunque con escasa aceptación), prosiguió por el litoral guayanés y venezolano; pasó ante la desembocadura del Orinoco y la península de Paria y rumbo a la Española (23 de junio) sufrieron un huracán que mermó la flotilla en un 50%. Las dos naves maltrechas pusieron rumbo a España y, el 30 de septiembre, arribaron a Palos; Pinzón afirmó que había descubierto 600 leguas de costa. En verdad la gran desembocadura no reclamó una atención prioritaria ni para los españoles (caía fuera de su demarcación) ni para los portugueses (tenían otras prioridades); los intereses se hallaban en otras latitudes. Ese abandono del espacio fue aprovechado por los franceses para situar algún asentamiento y, los portugueses, al desalojarlos fundaron Fortaleza do Presépio en 1616 (lo que sería la ciudad de Belém); andando el tiempo fue la base de partida para la expedición de Texeira (Ferreira, 2007) o Teixeira (1637) que tanto contribuyó a una primera ampliación de fronteras portuguesas en la cuenca amazónica.16 La corriente de descubrimiento que fue desvelando la Amazonia presenta —ya se ha mencionado— una dirección poniente-levante, con origen en el altiplano andino y sobre el plano inclinado que vierte las aguas al océano; desde Quito, inicialmente, siguiendo el curso de los ríos con un perfil imposible para la navegación fluvial. Del mismo modo exigían (en el siglo xvi) un esfuerzo grande por reconocer las cabeceras del alto Amazonas e increíble para transitar sus aguas, inverosímil para quienes pretendieran seguir su trazado en sentido inverso, remontando su curso desde el piedemonte andino. A nivel económico la expedición fue insignificante; a nivel geográ-fico, del mayor interés; a nivel antropológico, siempre es atrayente; a nivel náutico, el viaje fue francamente seductor; a nivel político fue importante, al menos así lo creyeron los reyes.17 En 1501 Vicente Yáñez Pinzón fue pre- 16  Atrás quedaba (1621-1626) el Gobierno de Parente con sus secuelas de destrucción de los Tupinambá; ver los trabajos citados de Guedes (1975 y 1995). 17  Lo que se evidencia por el prestigio que siguió conservando y se manifiesta por su nombra-miento (5 de septiembre de 1501) como gobernador y capitán general de aquellas tierras por él descubiertas y que se hallaban «entre la dicha punta de Santa María de la Consolación y siguiendo la costa fasta Rostro Fermoso, e de allí toda la costa que se corre al Noroeste hasta el dicho río que vos pusisteis nombre Santa María de la Mar Dulce, con las islas que están a la boca del dicho río, que se nombra “Mariatanbalo”. Y además le concedían la sexta parte de todos los productos que se obtuvieran de aquella tierra, siempre que volviera a ella “dentro de un año, que se cuente del día de la fecha de esta capitulación e asiento”», naturalmente conforme al habitual «a sus expensas»; asimismo fue armado caballero por el rey (8 de oc-tubre Revista de Historia Militar, 116 (2014), pp. 103-154. ISSN: 0482-5748 de 1501).


REVISTA HISTORIA MILITAR 116
To see the actual publication please follow the link above