Page 159

REVISTA HISTORIA MILITAR 116

LOS REGALOS DEL ZAR AL REGIMIENTO DE LANCEROS DE FARNESIO 159 guerra ruso-turca (1806-1812). Solo unos días antes de la invasión de las tro-pas napoleónicas, en un momento difícil para Rusia, el emperador Alejandro I había aprobado varios decretos para la formación de cuatro regimientos re-gulares de cosacos que debían conformar una división de Caballería al mando del general conde Ivan Osipovich DeWitt (1781-1840). En 1813, como parte del Ejército de Silesia, participó en las batallas de Leipzig y Katzbach y en el bloqueo de Maguncia en 1814. En 1816 fue reorganizado como cuerpo de lanceros con el nombre de cuarto Regimiento de Lanceros ucranianos del Bug, agrupando a medio regimiento del 4.º de Cosacos y parte del Regimiento de Cosacos del Bug, siendo destinado a guarnecer las Colonias Militares del Gobierno de Kherson.6 El 25 de junio de 1830 cambia su denominación por la de 4.º de Lanceros de Olviopol y se le concede un nuevo estandarte, por los méritos contraídos durante la guerra ruso-turca de 1828-29, en la que participó en los asedios de Brăila y Šumly, la ocupación de Bucarest y en la toma de la fortaleza y ciudad de Enos (actual Enez, en Turquía). El 26 de junio de 1856, la mitad del Regimiento de Lanceros de Elisabetgrad, que se disolvía, entró a formar parte del Regimiento de Olviopol. El 19 de marzo de 1857, el conde Osten-Sacken es nombrado jefe del regimiento y este toma su nombre (4.º de Lanceros del General Ayudante Conde de Osten-Sacken), acuartelándose en Ekaterinoslav (actualmente Dnepropetrovsk, en Ucrania). En 1862, se trasla-da a la ciudad de Oboyan (sur de Rusia) y en 1864 se le otorga el número 7.º de los regimientos de lanceros, instalándose al año siguiente en la ciudad de Elisavetgrad. Posteriormente, en 1875, fijarían su cuartel general en Novomir-gorod. Cuando en 1881 muere el conde de Osten-Sacken, adopta el nombre de séptimo Regimiento de Lanceros de Olviopol. El 18 de agosto de 1882 se transforma en el 20.º Regimiento de Dragones de Olviopol,7 alojándose desde 6  Desde 1812, el que fuera hombre fuerte del zar Alejandro I y ministro de la Guerra, Alexei Andréevich Arakchéev, puso en marcha una política de colonias militares agrícolas en el sur de Rusia que, en realidad, era un conjunto de aldeas y cantones entregados a la Administración Militar para organizar un ejército permanente con campesinos que debían autoabastecerse, de cara a reforzar las fronteras del sur. Los campesinos, convertidos en soldados, prácticamente de por vida (debían servir al menos 25 años) y con carácter hereditario (sus hijos se convertían asimismo en soldados), tenían que realizar todas las faenas agrícolas. 7  En 1882, con las reformas militares llevadas a cabo por el entonces ministro de Guerra Pyotr Semenovich Vannovsky‎, los regimientos de lanceros y cosacos fueron transformados en dra-gones, suprimiendo también las numeraciones (Decreto Imperial del 18 de agosto 1882). Entre 1882 y 1907, la Caballería imperial solo contaba con dos regimientos de lanceros, ambos asig-nados a la Guardia personal del zar. Sería Nicolás II quien, después de la derrota en la guerra ruso-japonesa de 1904-1905, con el fin de aumentar el prestigio del propio Ejército y fomentar el «espíritu de cuerpo», volvería a restablecer los antiguos regimientos de Caballería en 1907, retomando sus antiguas denominaciones y uniformes en homenaje a su historia y tradiciones. Antes de la Primera Guerra Mundial, el Ejército ruso contaba con 22 regimientos de dragones, 17 de lanceros y 18 de húsares. Revista de Historia Militar, 116 (2014), pp. 155-206. ISSN: 0482-5748


REVISTA HISTORIA MILITAR 116
To see the actual publication please follow the link above