Page 183

REVISTA HISTORIA MILITAR 116

LOS REGALOS DEL ZAR AL REGIMIENTO DE LANCEROS DE FARNESIO 183 Fig. 4. «1912 г. 7-го Уланскаго Ольвiопольскаго Его Величества Короля Испаскаго Альфонса XIII полка» («Año 1912- 7.º Regimiento Ulano de Olviopol de Su Majestad el Rey de España Alfonso XIII»). La moharra que remataba el asta del estandarte del centenario en 1912, en la que figuraba el águila imperial bicéfala (ver fotografías del Regimiento Farnesio 12), fue sustituida por la actual (Fig. 5) en fecha desconocida, pu-diendo apreciarse que de la misma ha sido retirada lo que parece fue una cruz quizás con el emblema imperial del águila bicéfala o la imagen de San Jorge. Revista de Historia Militar, 116 (2014), pp. 155-206. ISSN: 0482-5748 LOS REGALOS DEL ZAR Se cumple este año el centenario de los regalos que el zar Nicolás II hizo al Regimiento de Lanceros de Farnesio, y es quizás este el mejor momen-to para tratar de arrojar algo de luz o enfocar con nitidez algunos rincones de esta historia, que el paso del tiempo dejó desenfocados o en penumbra. La historia de España (y más aún la de Rusia) de la primera mitad del siglo xx fue especialmente convulsa, con sucesivos cambios de régimen que trataron de aniquilar cuanto pudiera recordar al sistema derrocado (revolucio-nes, guerras civiles, guerras mundiales). No fue un momento propicio para las monarquías reinantes de ambos países (el zar Nicolás II fue asesinado el 16 de julio de 1918 y el rey Alfonso XIII hubo de exiliarse el 14 de abril de 1931). A pesar de ello, ha podido llegar hasta nosotros la historia y también la pequeña leyenda de unas piezas estrechamente vinculadas a la monarquía. Primavera en Valladolid. El cuartel del Conde Ansúrez se hallaba es-pléndidamente engalanado para recibir el retrato que el zar Nicolás II había encargado a uno de los retratistas oficiales de la corte en esa época (tal vez a Vladimir Alexandrovich Kuznetsov, o a Boris Kustódiev, o a Ernest de Liphart), para su entrega al Regimiento de Lanceros de Farnesio, que se iba a verificar el día 24 de mayo de 1914. Se habían colocado macetas en el patio de armas y un gran dosel en la fachada del pabellón de Dirección del acuartelamiento, formado por las banderas de España y de Rusia. Algunos días antes, el 14 de mayo, la embajada de Rusia había en-viado a Palacio el retrato, para que el rey lo viera,57 antes de ser trasladado a Valladolid. El acto de descubrimiento del retrato y la entrega de los regalos que, por expreso deseo del zar, iban a ser concedidos al regimiento para su expo-sición en la Sala de Estandartes, revistió una especial solemnidad. 57  La Época (1914-05-14).


REVISTA HISTORIA MILITAR 116
To see the actual publication please follow the link above