Page 19

REVISTA HISTORIA MILITAR 116

EL CUERPO DE CIRUGÍA MILITAR DEL EJÉRCITO A COMIENZOS... 19 como consecuencia de las guerras, el movimiento de tropas y la falta de con-diciones higiénicas, brotaron enfermedades como la viruela, el sarampión o el tifus exantemático, que causaron estragos entre civiles y militares. El Dr. Antonio Hernández Morejón en su libro sobre el hospital militar de Mahón comenta, que normalmente se desencadenaban epidemias de calenturas de-bido al «descuido en la limpieza de ropas, aseo de las cuadras y pernicio-sa costumbre de no lavar bien los colchones y mantas que han servido en las calenturas pútridas».13 También será el momento en el que se ponga en práctica, por primera vez, la inoculación contra la viruela, regulada por una Real Orden del 20 de noviembre de 1789, disponiendo que la vacunación se realizara en hospitales, casas de expósitos o en casas de misericordia. Esta fue, posiblemente, una de las pocas medidas verdaderamente útiles que se adoptó en el campo de la medicina, prolegómeno de lo que, posteriormente, se denominará medicina preventiva. La asistencia médica en España A pesar de la modernización de la medicina española, la asistencia sanitaria en los pueblos siguió estando en manos de barberos o incluso del párroco, debido a la falta de profesionales y de recursos para poder asalariar a un auténtico sanitario. Por el contrario, en las poblaciones de alguna enti-dad los ayuntamientos podían contratar a sanitarios para asistir a los vecinos en sus casas y a los enfermos pobres en los santos hospitales, incluso a los ingresados en cárceles o casas de misericordia. Este sistema de contrato era denominado «conducción» y podía ser de médicos, cirujanos, boticarios, albéitares-herradores o comadres. Mientras que en las grandes ciudades pri-maba la asistencia sanitaria particular, ya que cada vecino acudía al sanitario que podía sufragar, si tenía capacidad económica avisaba a un médico, de lo contrario acudía a un cirujano, mientras que los enfermos pobres tenían los hospitales, financiados a costa de la caridad pública.14 Ante el nuevo enfoque que impuso el Estado, el rey Felipe V ordenó efectuar un censo de hospitales en el año 1739, solicitando informes referentes al estado de los mismos. El resultado de esta encuesta hizo patente algo ya 13  Hernández Morejón, A.: Topografía del Hospital Militar de Mahón 1806, Ed. Facsímil, coor-dinador Alfonso Ballesteros, Menorca: Ed. Real Academia de Medicina de les Illes Balears, Revista de Historia Militar, 116 (2014), pp. 11-72. ISSN: 0482-5748 2010, págs. 195-196. 14  Para más datos ver Arcarazo García, L. A.: La asistencia sanitaria pública en el Aragón rural entre 1673-1750: las conducciones sanitarias de Barbastro, Zaragoza: Ed. Institución Fernando el Católico, 2010.


REVISTA HISTORIA MILITAR 116
To see the actual publication please follow the link above