Page 200

REVISTA HISTORIA MILITAR 116

200 JOSÉ DE LUIS ALEGRE lidad a los de San Petersburgo. No en vano, Moscú fue uno de los más im-portantes centros de producción de plata de Rusia. Allí se concentraron las mayores empresas de este tipo debido al hecho de que los salarios eran más bajos que en San Petersburgo y, por tanto, más rentable la explotación del trabajo asalariado. La fábrica moscovita estaba dividida en dos secciones: la de joyería, dedicada a los trabajos con piedras preciosas, y la de manufac-turas de oro y plata. A la cabeza de cada departamento figuraba un maestro-gerente y su asistente. Las órdenes podían llegar a la empresa de dos maneras: a través del Gabinete de Su Majestad o bien directamente del emperador o de la empe-ratriz; estos últimos eran regalos personales y familiares. Regalos oficiales fueron ordenados por el Consejo de Ministros de Su Majestad: anillos, cru-ces, broches, gemelos, alfileres de corbata, tabaqueras en las que se colo-caba el retrato o el monograma del emperador, sobre marfil o rodeado de diamantes. Las piezas fabricadas en Moscú se distinguían de las de San Peters-burgo porque, en general, predominaba el llamado estilo popular ruso, con un diseño más fresco y una ausencia de patrón en las composiciones. Los te-mas eran figuras de héroes de cuentos populares o personajes de la tradición histórica, bien como sujetos individuales o formando un grupo. Estas obras se realizaban en su mayoría por fundición, con modelos de cera, de los que solo se hacía una copia.81 Recapitulando, podemos decir, sin miedo a equivocarnos, que el ko-vsh del Farnesio es una pieza de plata labrada de gran pureza (la más alta comercializada en orfebrería), que fue diseñado y fabricado por Carl Faber-gé en sus talleres de Moscú entre 1899 y 1908. La escena principal, que se nos presenta a modo de mascarón de proa, en el frente del kovsh, está formada por un grupo compuesto por las figuras de un halconero82 que viste el traje tradicional de las estepas rusas (capote y sombrero kazajo, kalpak), y que cabalga sobre un caballo al galope, sos-teniendo sobre el guante de su mano derecha un halcón a punto de iniciar el vuelo para la caza. Desde los tiempos de Iván el Terrible, la cetrería era una de las diver-siones favoritas de la nobleza y de los príncipes rusos. Pero fue con el zar Alejo I cuando la caza con halcones se convirtió en un arte de prestigio y profesionalidad, tanto en el cuidado y entrenamiento 81  Archivo Valentín Skurlov (<skurlov.blogspot.com.es>). 82  En la antigua Rusia era un funcionario de la corte encargado de dirigir las cacerías de los príncipes. La posición del halconero real era honorable y le exigía buenas dosis de responsa-bilidad, al tratar con animales muy costosos. Revista de Historia Militar, 116 (2014), pp. 155-206. ISSN: 0482-5748


REVISTA HISTORIA MILITAR 116
To see the actual publication please follow the link above