Page 215

REVISTA HISTORIA MILITAR 116

CERVANTES SOLDADO DE LA INFANTERÍA ESPAÑOLA 215 dos naves; éstas no están tan en orden cuanto yo quisiera y fuera necesario … Hame certificado el dicho general que muy en breve se esperan otras se-senta galeras que tienen en Chipre». En carta del 30 del mismo mes precisa don Juan: «Las galeras de venecianos comencé a visitar ayer y estuve en su capitana: no podrá creer vmd. cuan mal en orden están de gente de pelea y marineros (distingue entre los soldados de Infantería que eran los que lucha-ban y los marineros, encargados del funcionamiento de las naves). Armas y artillería tienen pero como no pelean sin hombres póneme de congoja ver que el mundo me obliga a hacer alguna cosa de momento, contando las ga-leras por número y no por cualidad», y en posdata insiste: «Quiero añadir al mal recado en que vienen venecianos otro peor, que es no traer ningún géne-ro de orden, antes cada galera tira por do le parece: vea vmd qué gentil cosa para su solicitud en que combatamos». Dada esta situación que todavía es peor cuando llegan las galeras desde Chipre, don Juan, pese a la resistencia de los venecianos que argumentan que ellos no eran transportistas de tropa, decide que embarquen en sus naves cuatro mil soldados de Infantería, dos mil quinientos españoles y mil quinientos italianos, tropas de los tercios de España, y además refuerza la escuadra para mayor eficacia, como así fue, con las dos galeras Marquesa y Fortuna.13 La flota turca es avistada en el golfo de Lepanto, hoy de Corinto, y la Marquesa se coloca delante en el lugar de mayor peligro. Nuestro escritor tenía en ese momento fiebre por lo que su capitán le ordena que se abstenga de combatir pero él, consciente de la importancia de aquella jornada, pide participar en la lucha. Sabemos del rigor de la contienda en la cubierta de la Marquesa por Juan Bautista Villanueva, uno de los soldados de Infantería compañero de Cervantes, que informa en 1582, ante el gobernador de Valen-cia, que en la batalla de Lepanto: «Se halló presente … yendo por soldado en la dicha compa-ñía y en la galera llamada Marquesa de Joan Andrea Doria y en la escuadra de Agustín Barbarico, veneciano, general de dicha escua-dra, donde peleó siempre como buen soldado con un arcabuz estan-do junto a la proa de la dicha galera haciendo su oficio como buen soldado y peleando como era razón mientras duró toda la pelea y hasta que fueron vencidos los turcos (y que estos) Mataron más de cuarenta hombres (incluido el capitán Sancto Pietro), y hubo en ella muy grande batería y murió el dicho Agustín Barbarico el general de 13  Fernández de Navarrete, M.: Vida de Miguel de Cervantes Saavedra, Madrid: Imprenta Real, 1819, págs. 290 y 291. Revista de Historia Militar, 115 (2014), pp. 207-242. ISSN: 0482-5748


REVISTA HISTORIA MILITAR 116
To see the actual publication please follow the link above