Page 220

REVISTA HISTORIA MILITAR 116

220 MANUEL FERNÁNDEZ NIETO «En la batalla donde el rayo austrino, hijo inmortal del águila famosa, ganó las hojas del laurel divino al rey del Asia en la campaña undosa, la fortuna envidiosa hirió la mano de Miguel Cervantes pero su ingenio, en versos de diamantes, los del plomo volvió con tanta gloria, que por dulces, sonoros y elegantes, dieron eternidad a su memoria, porque se diga que una mano herida pudo dar a su dueño eterna vida.». Cervantes luchó, por tanto, denodadamente en esta batalla y, aunque resultó herido, no perdió el brazo sino solo el movimiento de la mano iz-quierda, tuvo la dicha de ver el triunfo de la Santa Liga contra el dominio turco y afianzar por su arrojo y valentía su oficio de soldado de Infantería de los tercios españoles.19 La mañana siguiente de la batalla, el 8 de octubre, don Juan pasó revista a las tripulaciones y combatientes, confortó a los heridos entre ellos al escritor cuya heroica acción le fue narrada y allí mismo mandó que se le acrecentase la paga de soldado en tres escudos más al mes.20 El 30 de oc-tubre la escuadra victoriosa de Lepanto llegó de regreso a Mesina en cuyo hospital quedaron ingresados los enfermos, entre ellos Miguel de Cervan-tes, a los que de nuevo volvió a visitar y dar ánimo don Juan quien incluso mandó al médico general de la flota, el doctor Gregorio López Madera, que asistiese personalmente a todos los soldados damnificados que con despre-cio de su vida habían contribuido de forma especial a la victoria sobre el turco. Una vez recuperado, nuestro escritor se debió trasladar a Rijols (¿Re-ggio?), en Calabria, donde se hallaba invernando la compañía de Urbina, según el testimonio de su compañero Juan Bautista Villanueva, antes citado. En los primeros meses de l572, dados los informes favorables al escritor, se conceden varias gratificaciones por sus servicios: el 15 de enero se le dio «cedula de veinte ducados de ayuda de costa a Miguel de Cervantes». El 23 del mismo mes, en el «Cuaderno de gastos secretos y extraordinarios del 19  López Alonso, A.: Cervantes: manco y bien manco, Alcalá de Henares: Publicaciones de la Universidad de Alcalá, l997, donde realiza un informe médico sobre las heridas sufridas por nuestro autor. Sobre la importancia y pormenores de la batalla de Lepanto puede verse la relación bibliográfica de Astrana Marín, L.: op. cit., págs. 337-339. 20  En la información hecha por su padre, Rodrigo de Cervantes, el 7 de mayo de 1578, antes reproducida, así se hace constar por los testigos. Revista de Historia Militar, 115 (2014), pp. 207-242. ISSN: 0482-5748


REVISTA HISTORIA MILITAR 116
To see the actual publication please follow the link above