Page 222

REVISTA HISTORIA MILITAR 116

222 MANUEL FERNÁNDEZ NIETO a Flandes. Pese a estos retrasos, por relaciones de 15 de junio y 31 de julio, sabemos que don Álvaro de Bazán, el marqués de Santa Cruz, transportó a Corfú a los soldados de Infantería del tercio de Moncada y dos compañías del de don Lope de Figueroa al cual pertenecía Miguel de Cervantes. El escritor embarcaría en una de las l40 galeras mandadas por Marco Antonio Colonna que, sin ninguna misión concreta, permanecían fondeadas en islas y puertos griegos, estuvo dos meses a sus órdenes y a ello hace referencia en la dedicatoria de La Galatea a Ascanio Colona cuando dice: «… por haber seguido algunos años las vencedoras banderas de aquel sol de la milicia que ayer nos quitó el cielo delante de los ojos, pero no de la memoria de aquellos que procuran tenerla de cosas dignas della, que fue el Excelentísimo padre de V. S. Ilustrísima».23 Allí esperaban la llegada de don Juan con el resto de los barcos para, juntos, ir en busca de la Armada turca, este no recibe el permiso de su hermano el rey hasta el mes de agosto y cuando llega a Corfú ya había zarpado Colonna con sus naves al encuentro y enfrentamiento con los turcos sin llegar a producirse, ya que estos mantienen la estrategia de no luchar directamente con la escuadra cristiana. Así van pasando los días y en fechas poco adecuadas, en octubre, se decide el ataque a Navarino, la actual ciudad de Pylos en el Peloponeso, para acabar por tierra y mar con el enemigo, pero las inclemencias del tiempo obligan a levantar el sitio y regresar a los puertos de invierno en Italia. Igno-ramos si el escritor fue uno de los soldados que en tierra, bajo el mando de Alejandro Farnesio, se dispusieron para el asedio y conquista de la ciudad. El compañero de Cervantes en Lepanto, Juan Bautista Villanueva, en su declaración indica que estaba embarcado en la galera llamada La Luna de España y que al retirarse del asedio, aprovechando la noche, embarcaron la compañía de Diego de Urbina y la de Pedro de Torrellas por la acequia de un molino, y que allí hubo una fuerte escaramuza y estuvieron a punto de perecer y que cubrió la operación el tercio de Moncada y, añade: «… el día siguiente escaramuzaron dichas compañías todo el día con la caballería turquesca, la cual pasaba de veinte mil hombres y el dicho proponiente haciendo lo que debía como buen soldado, donde estuvieron en muy gran peligro de perderse, porque al retirar les mandaron quedar a dichos capitanes con los demás del mismo tercio de don Miguel de Moncada de retaguardia».24 23  Cervantes Saavedra, M. de: La Galatea, Madrid: Alianza, 1996, págs. 14 y 15. 24  Torres, J. M.ª: «Información de testigos hecha por Juan Bautista Villanueva…», op. cit., pág. 49. Revista de Historia Militar, 115 (2014), pp. 207-242. ISSN: 0482-5748


REVISTA HISTORIA MILITAR 116
To see the actual publication please follow the link above