Page 226

REVISTA HISTORIA MILITAR 116

226 MANUEL FERNÁNDEZ NIETO También en El Quijote (I, 39), el autor, como testigo de los hechos, nos habla de estos sucesos y del trágico fin de aquellas aspiraciones: «... y el año siguiente, que fue el de setenta y tres, se supo como el señor don Juan había ganado Túnez y quitado aquel reino a los turcos y puesto en posesión de él a Muley Hamet, cortando las espe-ranzas que de volver a reinar en él tenía Muley Hamida, el moro más cruel y más valiente que tuvo el mundo. Sintió mucho esta pérdida el Gran Turco, y, usando de la sagacidad que todos los de su casa tienen, hizo paz con venecianos, que mucho más que él la deseaban, y el año siguiente de setenta y cuatro acometió a la Goleta y al fuerte que junto a Túnez había dejado medio levantado el señor don Juan ... Perdióse, en fin, la Goleta, perdióse el fuerte ... Ninguno cauti-varon sano de trescientos que quedaron vivos, señal cierta y clara de su esfuerzo y valor, y de lo bien que se habían defendido y guardado sus plazas». Cervantes pudo ser uno de los soldados que se quedaron de guarni-ción en el fuerte de La Goleta pues consta que estos pertenecían al tercio de don Lope de Figueroa. En un documento conservado en Simancas, fechado en Palermo el 10 de septiembre de 1574, se expresa la siguiente partida: «A las catorce compañías de infantería española del tercio del maestre de campo D. Lope de Figueroa, que fueron a invernar a Cerdeña, y al presente sirven en esta armada con las cuatro viejas que se sacaron de la Goleta, se les deberán para este mes de noviembre que viene cincuenta mil escudos poco más o menos, quitadas las raciones y lo demás que han recibido». Estas cua-tro compañías viejas o veteranas aludidas que se sacaron del fuerte eran del tercio de Figueroa y hay fundamentos para creer que el escritor se hallaba en una de ellas puesto que en el memorial de sus servicios como soldado hace distinción entre los que desempeñó en Túnez y los que realizó en La Goleta, separando ambas actuaciones.29 A esta situación parece referirse en unos versos de su Epístola a Mateo Vázquez cuando dice: «Y al reino tan antiguo y celebrado, a do la hermosa Dido fue vendida al querer del troyano desterrado, también, vertiendo sangre aún la herida mayor, con otras dos, quise hallarme, 29  Fernández de Navarrete, M.: Vida de Miguel de Cervantes Saavedra, op. cit., pág. 307. Revista de Historia Militar, 115 (2014), pp. 207-242. ISSN: 0482-5748


REVISTA HISTORIA MILITAR 116
To see the actual publication please follow the link above