Page 237

REVISTA HISTORIA MILITAR 116

CERVANTES SOLDADO DE LA INFANTERÍA ESPAÑOLA 237 fuera del domicilio familiar, dedicada a labores de costura y en relación con Alonso y Pedro Pacheco Portocarrero, hijos del malogrado gobernador de La Goleta; el primero también aparece después como deudor de la otra her-mana, Magdalena, quien ahora firma con el apellido Pimentel de Sotomayor, sin que sepamos a qué se deben estas obligaciones; todos los indicios hacen sospechar un compromiso amoroso incumplido y no reparado hasta 1581, tras una larga serie de reclamaciones y pleitos. Es seguro que Cervantes, aparte del cultivo de las letras, en las jorna-das inactivas busca los avales necesarios para ascender en su oficio militar, para lo cual tendría que visitar a sus jefes y, como respaldo fundamental, a don Juan de Austria. Este no llegó a Nápoles hasta el 18 de junio y enseguida pasó a Sicilia para realizar los preparativos de una nueva campaña que no llegó a realizarse y por entonces debió entregar al escritor la carta a la que hacen referencia varios compañeros. También le avaló el duque de Sessa, antiguo gobernador de Milán, cuyo testimonio conservamos: «El Duque de Sessa.- Por haberme pedido por parte y en nom-bre de Miguel de Cervantes que para que a su Majestad le conste de la manera que le ha servido, le conviene que yo le de fe de ello, por la presente certifico y declaro: que ha que le conozco de algunos años a esta parte en servicio de su Majestad y por información que de ello tengo, sé y me consta que se halló en la batalla y rota de la Armada del Turco, en la cual, peleando como buen soldado, perdió una mano; y después le vi servir en las demás jornadas que hubo en Levante, hasta tanto que por haberse estropeado en servicio de su Majestad, pidió licencia al Señor Don Juan para venirse en España a pedir que se le hiciese merced; y yo entonces le di carta de recomen-dación para su Majestad y Ministros; y habiéndose embarcado en la galera Sol fue preso de turcos y llevado a Argel, donde al presente está esclavo, habiendo peleado antes que le capturasen, muy bien, y cumplido con lo que debía, y de manera que así por haber sido captu-rado en servicio de su Majestad, como por haber perdido una mano en el dicho servicio, merece que su Majestad le haga toda merced y ayuda para su rescate; y porque las fés, cartas y recaudos que traía de sus servicios, los perdió todos el día que le hicieron esclavo, para que conste de ello di la presente, firmada de mi mano … en Madrid a 25 de julio de 1578».41 41  Sevilla. Archivo General de Indias. Sliwa: Documentos de Miguel de Cervantes Saavedra, op. cit., pág. 57. Actualizo la ortografía. Revista de Historia Militar, 115 (2014), pp. 207-242. ISSN: 0482-5748


REVISTA HISTORIA MILITAR 116
To see the actual publication please follow the link above