Page 254

REVISTA HISTORIA MILITAR 116

254 JORGE LUIS LOUREIRO SOUTO agente consular español y el segundo por haberse vulnerado el domicilio de su representante en Mazagán.12 Por otra parte, el diferendo provocado por el asesinato del vicecónsul despertó una hostilidad que permanecía latente entre españoles y marro-quíes y pronto comenzaron a producirse incidentes en los alrededores de las plazas africanas. Una embarcación pesquera de Ceuta fue tiroteada en las inmediaciones de Cabo Negro, muriendo uno de sus tripulantes. El primero de marzo, la guarnición de Melilla repelió un ataque de los rifeños. El 11, una falúa de esta ciudad fue atacada por una embarcación marroquí, que sería apresada después de un enconado combate que causó ocho muertos y doce heridos. Estos incidentes se sumaban a una larga lista de agravios, ya que los cabileños habían invadido el campo exterior de Ceuta, las embarca-ciones españolas eran constantemente hostigadas en las costas berberiscas y las autoridades marroquíes se negaban a aplicar los gravámenes y las tasas establecidas en el tratado de comercio en vigor, por poner algunos ejemplos. El asesinato del vicecónsul fue la gota que colmó el vaso y, aunque en un primer momento estos acontecimientos no provocaron una respuesta de la opinión pública debido a que las sublevaciones de Alicante y Cartagena mo-nopolizaban entonces su interés, una vez sofocada la rebelión, comenzaron a alzarse voces reclamando el castigo de los ultrajes recibidos.13 En las semanas siguientes, la cuestión fue discutida por los diarios de todas las tendencias, la prensa presionó al Gobierno para que enviase una expedición contra el reino alauita y se publicaron detallados planes de cam-paña en los que un ejército de 20.000 hombres marcharía contra Marruecos y ocuparía Tánger, Tetuán y Larache, utilizando Ceuta como base de ope-raciones. También se pidió la ocupación del archipiélago de Chafarinas; la concesión de patentes de corso;14 la ampliación del campo de Ceuta hasta Sierra Bullones; el establecimiento de una zona neutral abierta al comercio de al menos una legua en torno a los peñones de Vélez de la Gomera y de Al-hucemas; la reconstrucción de los fuertes de San Lorenzo, San Miguel y San Francisco en Melilla, ampliándose una legua el campo de esta plaza e ins-taurándose asimismo una zona neutral, de una legua más, en torno a ella; el 12  El Católico, 15 de marzo de 1844, pág. 597; El Heraldo, 15 de marzo de 1844, pág. 3. 13  El Heraldo, 20 de marzo de 1844, pág. 1; Pensamiento de la Nación, 6 de marzo de 1844, pág. 79. 14  Diario Constitucional de Palma, 18 de abril de 1844, págs. 2 y 3; 10 de abril de 1844, pág. 3; 22 de marzo de 1844, pág. 4; El Heraldo, 30 de abril de 1844, pág. 3; 9 de abril de 1844, pág. 2; 28 de marzo de 1844, pág. 1; 22 de marzo de 1844, págs. 1 y 2; La Posdata, 30 de abril de 1844, pág. 2; 8 de abril de 1844, pág. 2; El Católico, 1 de mayo de 1844, pág. 228; 2 de abril de 1844, pág. 15; 29 de marzo de 1844, págs. 710 y 711; 22 de marzo de 1844, pág. 653; 16 de marzo de 1844, pág. 606. Revista de Historia Militar, 116 (2014), pp. 243-282. ISSN: 0482-5748


REVISTA HISTORIA MILITAR 116
To see the actual publication please follow the link above