Page 264

REVISTA HISTORIA MILITAR 116

264 JORGE LUIS LOUREIRO SOUTO exigió la expulsión de Abdel Kader, la destitución de los generales respon-sables de los ataques y la retirada de las tropas al interior del país.46 Por su parte, el sultán intentó contemporizar, pidió disculpas, prometió reparacio-nes y ordenó encarcelar a El Guenaoui, aunque también envió refuerzos a la frontera, entre los que se encontraba un contingente de su famosa guardia negra.47 Con su proceder, Muley Abderramán se había granjeado la unánime aversión de las naciones de Europa desde poco después de su subida al tro-no. Suecia y Dinamarca vieron la oportunidad de suprimir de una vez los vergonzosos tributos que todavía pagaban al sultán para evitar que sus súb-ditos fueran víctimas de la «piratería». España tenía pendiente una serie de reclamaciones, a las que se añadió el asesinato del vicecónsul. Holanda y el reino de Nápoles también tenían agravios pendientes y enviaron escuadrillas a las costas de Berbería. Gran Bretaña, por su parte, ofreció su mediación a París; su cónsul, sir William Auriol Drummond-Hay, se entrevistó con el sultán en Alcazarquibir y consiguió que el monarca autorizara al bajá de La-rache a tratar el asunto. En el ínterin, cinco potencias europeas enviarían bu-ques de guerra a las radas de Tánger y de Larache.48 España envió una fra-gata, una corbeta, dos bergantines, dos goletas, un cúter y un barco de vapor; Gran Bretaña un navío de línea, una fragata y un barco de vapor; Cerdeña una corbeta de 36 cañones; al igual que Suecia; y Francia una división naval mandada por el tercero de los hijos del monarca, Francisco Fernando Felipe Luis María de Orleans, príncipe de Joinville,49 formada por tres navíos de línea, el Suffren, el Jemmapes y el Triton, una fragata, la Belle Poule, tres bergantines y nueve barcos de vapor, que sumaban un total de 450 cañones. En la mañana del 23 de julio, fondeó en Tánger el vapor de guerra Plutón procedente de Cádiz. El cónsul francés subió a bordo y se reunió con el príncipe de Joinville. Poco después, se ordenó embarcar a los em-pleados de la legación. Al cabo de un rato, lo hicieron sus familiares con el pretexto de que se celebraba el bautizo de un hijo del cónsul. Seguidamente, el canciller intimó a los súbditos franceses a subir a bordo con sus familias en el plazo de dos horas, pero el canciller fue retenido por los marroquíes junto con algunos ciudadanos franceses, aunque se les permitiría partir dos 46  El Católico, 8 de agosto de 1844, pág. 307; El Heraldo, 27 de junio de 1844, pág. 3; La Pos-data, 27 de junio de 1844, pág. 3. 47  El Católico, 6 de agosto de 1844, pág. 291; 12 de julio de 1844, pág. 99; 8 de julio de 1844, pág. 63. 48  El Clamor Público, 28 de junio de 1844, pág. 3; 18 de junio de 1844, pág. 3; El Católico, 18 de junio de 1844, pág. 596; El Espectador, 18 de junio de 1844, pág. 4. 49  El Heraldo, 29 de junio de 1844, pág. 2; Diario Constitucional de Palma, 29 de junio de 1844, pág. 4. Revista de Historia Militar, 116 (2014), pp. 243-282. ISSN: 0482-5748


REVISTA HISTORIA MILITAR 116
To see the actual publication please follow the link above