Page 269

REVISTA HISTORIA MILITAR 116

EL ASESINATO DE VÍCTOR DARMON Y LA CRISIS HISPANO... 269 al amanecer cruzó por primera vez el Isly, un pequeño afluente del Tafna, sin encontrar ningún enemigo. A las ocho de la mañana, había llegado a la vista de Djarf el Akhdar, donde los marroquíes habían establecido su cam-pamento, separado de los galos por el cauce del Isly. La Caballería alauita se encontraba frente a la posición, preparada para atacar a los franceses cuando atravesaran el río. En la parte más elevada, se encontraba el hijo del sultán rodeado de un gran número de hombres y de sus banderas, entre las que se distinguía su quitasol, enseña de mando. Bugeaud formó a sus hombres en un gran rombo compuesto de cua-dros de batallón que protegían en su interior la Caballería y centró el ataque en la colina que ocupaba el hijo del sultán, ordenando a sus oficiales que convergieran a la derecha una vez tomada esta altura para dirigirse contra el campamento enemigo. Después de un breve alto de cinco o seis minutos, el ejército se dirigió hacia el río marchando al paso redoblado al son de las músicas militares. Aunque el vado estaba defendido por un gran número de jinetes, estos fueron rechazados por los tiradores de la Infantería y pronto se alcanzó la meseta inferior de la loma en cuya cúspide se encontraba el hijo del sultán. Las cuatro piezas de campaña que marchaban en vanguardia abrieron fuego contra este punto y al instante se formó un gran revuelo entre los marroquíes. En aquel mismo momento, enormes masas de caballería se lanzaron a la vez contra los flancos y la retaguardia francesa, pero la Infante-ría les hizo frente con gran entereza. Los tiradores, situados a unos 50 pasos de los cuadros, esperaron la carga a pie firme y no retrocedieron ni un ápice. Habían recibido la orden de echarse a tierra en caso de que los jinetes llega-ran hasta ellos para no impedir el fuego de las formaciones, cuyos ángulos muertos estaban cubiertos por la metralla de la artillería. Al ver que los franceses soportaban su ataque, la Caballería marroquí se detuvo, amontonándose los jinetes desordenadamente. El caos aumentó cuando Bugeaud ordenó dirigir contra ellos el fuego de las cuatro piezas de campaña que marchaban al frente, acelerándose su retirada. Una vez recha-zada la carga, los galos reanudaron su avance, tomaron la loma y convergie-ron hacia el campamento marroquí. Bugeaud aprovechó la confusión que se había adueñado de la Caballería enemiga para lanzar la suya contra el punto capital de su ataque: el campamento, al que suponía defendido por la Infan-tería y la Artillería alauitas, y ordenó al coronel Tartas que escalonase sus 19 escuadrones por la izquierda, de forma que el último escalón se apoyase en la orilla derecha del Isly. El primer escalón, compuesto de seis escuadrones de espahís, estaba al mando del coronel Yusuf y era apoyado de cerca por tres escuadrones del 4.º de Cazadores. Revista de Historia Militar, 116 (2014), pp. 243-282. ISSN: 0482-5748


REVISTA HISTORIA MILITAR 116
To see the actual publication please follow the link above