Page 271

REVISTA HISTORIA MILITAR 116

EL ASESINATO DE VÍCTOR DARMON Y LA CRISIS HISPANO... 271 heridos. Los franceses, por su parte, perdieron 4 oficiales y 23 sargentos, cabos y soldados y tuvieron un saldo de 86 heridos. Parte del ejército ma-rroquí abandonó aquellos parajes por el camino de Thara, mientras otros lo hicieron siguiendo los valles que conducen a las montañas de los Beni Sesassem. No terminaron ahí sus desdichas, ya que sufrirían el acoso y el pillaje de los rifeños durante su retirada. Pocos días después de la batalla, Sidi Mohamed, el hijo de Muley Abderramán, envió a Bugueaud una misiva solicitando la paz y reprochándole amargamente que hubiera atacado en Isly al ejército marroquí en el momento en que, según él, aquella paz debería considerarse un hecho. La batalla de Isly puso de relieve, una vez más, la superioridad de la táctica y la organización sobre las masas desorganizadas, aunque su núme-ro fuera muy superior. Un ejército francés de 11.000 hombres venció con facilidad a un enemigo cuyos efectivos se estiman en torno a los 40.000 combatientes. El gran rombo formado por cuadros de batallón soportó las cargas de los jinetes, y los batallones situados en los cuatro ángulos de la formación hicieron frente con éxito a los ataques de masas de entre 3.000 y 4.000 combatientes a caballo. La artillería disparó su metralla desde delante de los cuadros erizados de bayonetas, cuyos fusiles hacían estragos entre los atacantes, y protegían en su interior a una caballería que realizó impetuosas cargas cuando le llegó el momento de actuar, arrollando cuanto encontraba a su paso. En cuatro horas, se decidió la suerte de la batalla. Los alrededor de 25.000 jinetes marroquíes tuvieron un comporta-miento audaz, pero la confusión que reinaba entre ellos hizo que sus esfuer-zos fueran inútiles. Los más valientes lo único que consiguieron fue hacerse matar, al ponerse al alcance del fuego francés sin tino ni dirección. Si el ataque hubiera estado bien coordinado, la Caballería contara con el apoyo de una buena Infantería, la artillería se utilizara bien y hubieran sido capa-ces de romper la formación de los galos, el resultado podría haber sido muy diferente. Esta batalla supuso la consagración de la conquista de Argelia, siendo su resultado decisivo para que Francia pudiera imponer su visión en sus diferencias con Marruecos.58 Al día siguiente, 15 de agosto, el reino alauita sufrió un nuevo revés cuando la escuadra francesa bombardeó Mogador. Esta plaza está situada 58  Parte oficial de la batalla de Isly, en Gómez de Arteche, J. y Coello, F.: Descripción y mapas de Marruecos, con algunas consideraciones sobre la importancia de la ocupación militar de una parte de este Imperio, Madrid: Establecimiento tipográfico de don Francisco de P. Mellado, 1859, págs. 128-137. Asimismo, Lalanne, E.: op. cit., págs. 51-53; Roy, J.: Histoire de L’Algérie depuis les temps les plus anciens jusqu’a nos jours, Tours: Alfred Mame et fils éditeurs, 1880, págs. 269-271; Pellissier de Reynaud, E.: op. cit., págs. 143-149. Revista de Historia Militar, 116 (2014), pp. 243-282. ISSN: 0482-5748


REVISTA HISTORIA MILITAR 116
To see the actual publication please follow the link above