Page 287

REVISTA HISTORIA MILITAR 116

GABRIEL DE YERMO, EL PATRIOTA FIEL 287 cial. Años después, y a semejanza de los comerciantes más importantes del Consulado de la Ciudad de México, Gabriel invirtió en la explotación de haciendas azucareras en la región de Cuernavaca y Cuautla de Amilpas. El poder adquirido por nuestro personaje provocó disputas entre algunos de sus vecinos6 y, sobre todo, a partir de 1803 con el nuevo virrey José de Iturriga-ray. La aplicación rigurosa de los vales de consolidación por parte de este último y de la Junta Superior de Consolidación,7 produjo daños irreversibles que afectarían a hacendados como Gabriel de Yermo.8 A partir de marzo de 1808 empezaron a llegar noticias de la Península que informaban de la entrada de las tropas napoleónicas en territorio espa-ñol, la abdicación de Carlos IV en su hijo Fernando, su posterior renuncia de la Corona a favor de José Bonaparte y el levantamiento popular en las calles de Madrid el 2 de mayo. Todo ello creó un profundo estado de te-mor e incertidumbre en la población de Nueva España. El debate jurídico e ideológico que surgió entre los representantes de la Real Audiencia (cuerpo vinculado a los intereses de los españoles en el virreinato) y el Ayuntamiento de la Ciudad de México (representante de la ascendente burguesía mexica-na) por determinar quién debería gobernar la Nueva España en el interregno provocó que ambas partes se fueran radicalizando a lo largo de los meses estivales. Para los españoles europeos, la convocatoria de la celebración de un congreso de ciudades por el virrey Iturrigaray derivaba irremediable-mente en la independencia de la Nueva España, y con ello la imposibilidad de enviar las remesas de plata tan necesarias en la Península para frenar el avance napoleónico. No resultaba extraño que Iturrigaray, que había ocupado el Gobierno de tan amplio territorio sin grandes preocupaciones que no fueran sus inte-reses personales, confiado y apoyado por Manuel Godoy, sintiera en esos momentos no solo el temor de perder su cargo, sino los resultados de un juicio de residencia en el que los magistrados no serían benévolos ante las evidentes pruebas de corrupción a lo largo de su gobierno. La convocato-ria de una Junta el 9 de septiembre de 1808, en donde se debatiría sobre la 6  Así, un vecino de Yermo, el hacendado montañés Francisco Blanco de la Sota, dueño de la vecina hacienda de El Puente, reclamó ante la justicia que el susodicho Yermo absorbía las aguas del río Temixco con todo el perjuicio que le conllevaba. 7  La Junta Superior de Consolidación, máxima autoridad en la materia en la Nueva España, se instaló el 14 de agosto de 1805 y perduró durante tres años y medio más. Véanse las actas de la Junta Superior de Consolidación del 7 de octubre, 16 de junio de 1806 y 7 de julio de 1807. AGN, Consolidación, vol. 20, exp. 1. 8  Hamnett, B.: «The Appropriation of Mexican Church Wealth by the Spanish Bourbon Govern-ment. The Consolidacion de Vales Reales, 1805-1809», en Journal of Latin American Studies, Revista de Historia Militar, 116 (2014), pp. 283-314. ISSN: 0482-5748 n.º 1, 1969, pág. 101.


REVISTA HISTORIA MILITAR 116
To see the actual publication please follow the link above