Page 304

REVISTA HISTORIA MILITAR 116

304 JESÚS RUIZ DE GORDEJUELA URQUIJO insurgente. El coronel Trujillo acompañado del teniente Iturbide y cincuenta realistas supervivientes lograron hacerse paso entre los dragones enemigos y refugiarse en la venta de Cuajimalpa donde se hicieron fuertes. Allí no resistieron el ataque insurgente por lo que tuvieron que abandonarla diri-giéndose a Santa Fe, donde finalmente se vieron libres de la persecución de los jinetes rebeldes. Como señala Lucas Alamán, aunque Trujillo tuvo que abandonar el campo, perdiendo su artillería y gran parte de su gente, la bata-lla de las Cruces produjo para los realistas todos los efectos de una decisiva victoria. A pesar de que Hidalgo logró un aplastante triunfo la noche del 3 de noviembre, ordenó la marcha de su ejército, no hacia la capital, sino hacia El Bajío. Cuatro días después el brigadier Calleja les daría alcance en San Jerónimo Aculco, lugar en donde se produjo la primera victoria realista en la batalla de Aculco.36 El capitán de los Dragones de España, Antonio Bringas, paisano de Gabriel de Yermo, falleció el 3 de noviembre a consecuencia de la herida recibida en combate. Tanto por ser el primer oficial de distinción que había muerto en la capital, cuanto por el bizarro comportamiento que había mos-trado, el virrey quiso honrar al fallecido con un solemne funeral en la cate-dral, ceremonia oficiada por el Dr. José Mariano Beristáin,37 canónigo más antiguo y arcediano de la catedral de México. Un año después de la decisiva batalla, el citado canónigo reconfortó a sus feligreses con el sermón titulado «Declamación cristiana que, en la solemne función de desagravios a María Santísima de Guadalupe de los continuos ultrajes que había recibido de los insurgentes»,38 celebrado en la iglesia del convento de San Francisco de México (lugar de reunión de la Cofradía de Aránzazu). El sermón gozó del aplauso de los censores, entre los que se encontraban los líderes del partido vasco en la capital, el obispo marqués de Castañiza y el comandante del segundo batallón, el conde de Bassoco, quienes vieron en esta oratoria el modo de satisfacer «a los buenos y de desengaño a los alucinados que por no reflexionar en los débiles e injustos principios y dañada causa que han que-rido sostener, son víctimas de los mayores males y los han extendido a todo este hermoso y privilegiado reino». También la literatura panfletaria halagó el papel jugado por Gabriel de Yermo en esta batalla en un opúsculo titulado «El patriotismo del lancero dependiente de las haciendas del benemérito 36  Villalpando, J. M.: En el Monte de las Cruces, México: Planeta Agostini, 2002. 37  José Mariano Beristáin y Martín de Souza nació en la ciudad de Puebla de los Ángeles el 22 de mayo de 1756. Sacerdote, doctor en Teología, orador, literato y poeta; pero sobre todo, destacó como un eminente bibliógrafo cuya obra Biblioteca Hispano-Americana Septentrio-nal fue publicada entre 1816 y 1821, es considerada la única fuente bibliográfica de consulta durante todo el siglo xix. 38  Biblioteca Nacional de España (BNE). Signatura: VE 540-18. Revista de Historia Militar, 116 (2014), pp. 283-314. ISSN: 0482-5748


REVISTA HISTORIA MILITAR 116
To see the actual publication please follow the link above