Page 48

REVISTA HISTORIA MILITAR 116

48 LUIS ALFONSO ARCARAZO GARCÍA tares, tanto franceses como españoles, tuvieron que ser los vecinos los que organizaran hospitales para su asistencia. Por último hay que comentar que, en 1808, los franceses estuvieron varias veces en Bailén, la primera de camino a Córdoba, debiendo aportar los vecinos las raciones y auxilios que les exigieron, siempre en exceso. La segunda se produjo al retirarse de Córdoba y como habían acumulado gran número de bajas en sus ataques, exigieron la creación de hospitales, ya que además de muchos enfermos, trajeron heridos y quemados de los combates en Jaén, donde habían encontrado una resistencia inesperada, por lo que eva-cuaron a Bailén a sus pacientes en sesenta carros, obligando a los vecinos a habilitar hospitales con sus propias camas, permaneciendo 19 días alojados.82 Los vecinos, horrorizados, se habían refugiado en los campos, hasta que la Justicia les ordenó regresar, volviendo a suministrarles raciones, pero antes del combate de julio los invasores abandonaron incomprensiblemente la po-blación, dejando a los soldados moribundos en los hospitales improvisados.83 La batalla de Bailén La ocupación militar de la península no fue el paseo militar previsto por el emperador, ya que sus ejércitos encontraron mucha resistencia. Necesitado de una gran victoria en Andalucía, Napoleón ordenó al general Dupont del l’Etang, que partiera de Toledo con Le 2e corps d’observation de la Gironde, con objeto de llegar a Gibraltar, donde estaba bloqueada la escuadra francesa mandada por el almirante Rosilly. El 2 de junio había llegado a Andújar y el día 7, tras vencer al ejército español mandado por el general Pedro Agustín de Echevarri, entró en Córdoba, saqueándola durante nueve días. Cargaron el botín en unos 500 carros, que les restaría movilidad, lo mismo que los fa-miliares y funcionarios civiles que se retiraban con la columna, siendo estos algunos de los motivos de su posterior derrota. Este saqueo fue un grave error, ya que dio lugar al levantamiento de Andalucía, que hasta ese momento había permanecido bastante tranquila. Como ya se ha comentado anteriormente, el 82  En la campaña de España el Ejército Imperial tuvo muchos problemas para establecer hospi-tales por la escasez de elementos. «La extrema movilidad de los Ejércitos y la incertidumbre de las líneas de operaciones no permitían siempre establecer hospitales regulares y compro-metían sin cesar las evacuaciones. Los heridos fueron a menudo abandonados por falta de medios de transporte». Como al salir de Córdoba, que abandonaron a su suerte a unos 300 heridos. Montserrat Figueras, S.: op. cit., págs. 418-419. 83  Carrero, A. J.: Baylén. Descripción de la batalla y auxilios que en ella dieron los vecinos. Imprenta de Manuel Gutiérrez, Jaén, 1815. Reedición, Tipografía del Hospicio de hombres, Jaén, 1897, págs. 10-11. Revista de Historia Militar, 116 (2014), pp. 11-72. ISSN: 0482-5748


REVISTA HISTORIA MILITAR 116
To see the actual publication please follow the link above