Page 61

REVISTA HISTORIA MILITAR 116

EL CUERPO DE CIRUGÍA MILITAR DEL EJÉRCITO A COMIENZOS... 61 Treille fue de los que sacó uno de los doce «billetes negros» para quedarse con los heridos. Pero cundió el pánico entre el personal sanitario y los he-ridos, ya que seis semanas antes, cuando no habían comenzado realmente las hostilidades, en Manzanares y en La Carolina los vecinos habían asal-tado los hospitales de franceses, degollando a pacientes y cirujanos.105 Este recuerdo estaba muy presente entre los heridos y los cirujanos que debían quedarse en Bailén.106 Fig. n.º 15. El ejército de Vedel entregando las armas. Dibujo de Marcelino de Unceta Cuando el Dr. Treille llegó al cuartel general, encontró a los com-pañeros designados para asistir a los heridos con el ánimo muy decaído y lamentándose, «nos sacrifican, estamos perdidos». Allí recibió la orden firmada por el cirujano jefe, así que se despidió de algunos amigos y se dirigió a la ambulancia. «Reconozco que tenía el ánimo oprimido, iba a una muerte casi cierta, y qué muerte». Todos los heridos que podían desplazarse, 105  Para más datos ver Bermúdez García-Moreno, A.: Reflexiones sobre el asalto al hospital francés de Manzanares en 1808. <http://publicacionesantoniobermudez.blogspot.com. es/2012/05/reflexiones-sobre-el-asalto-al-hospital.html>. 106  Posteriormente, para evitar las matanzas de soldados enfermos o heridos que se estaban produciendo, el general Saint-Cyr, que mandaba las tropas en Cataluña, pactó con el general Reding que los heridos y enfermos quedaran recíprocamente bajo la protección de las autori-dades locales, pudiendo reincorporarse a sus unidades correspondientes al sanar. Montserrat Revista de Historia Militar, 116 (2014), pp. 11-72. ISSN: 0482-5748 Figueras, S.: op. cit., pág. 429.


REVISTA HISTORIA MILITAR 116
To see the actual publication please follow the link above