Page 89

REVISTA HISTORIA MILITAR 116

LA CONQUISTA DE IBERIA Y EL DERECHO FECIAL. GUERRA Y... 89 justa (iustum bellum). Los términos justo e injusto en esta ocasión quedaban relacionados con las observancias religiosas, de tal manera que la guerra justa quedaba sujeta al cumplimiento de los ritos sagrados. Lo justo hace alusión a justicia, a legal, a legítimo, a ley, a Derecho. La ley, igual que el Derecho de gentes, anteriormente aludido, tenía origen divino. Eran los dioses que gobernaban y protegían los elementos, los que habían otorgado a los pueblos esas órdenes y prohibiciones para conducirlos hacia el buen camino, y apartarlos de las malas acciones. El Derecho internacional se concebía así de una forma religiosa, ya que los dioses ofrecían su protección frente a las acciones de paz o de guerra. Los dioses depositaban tal confianza en el colegio fecial, agentes responsables de salvaguardar la paz, analizar y sancionar los motivos justos para efectuar la guerra. La declaración y ejecución de una guerra era justa cuando el ceremonial fecial se practicaba con exactitud, es decir, el sacerdote cumplía con todos los preceptos y fórmulas del rito. El concepto de iustum bellum no se discutió hasta el siglo I a.C. En ese momento se abrió el debate sobre lo que se debía considerar guerra justa: el conflicto basado en las causas ajustadas a Derecho de conquista, o por el contrario, si solo era suficiente el cumplimiento estricto del ritual para llevar a cabo dicha guerra justa.20 La última atribución del colegio fecial consistía en establecer la paz e intervenir en los tratados de alianza de Roma con otras potencias. Los tratados de alianza establecidos por el ius fetial se denominaban foedus. El foedus era un tipo de pacto de alianza, entre otros, establecidos a través de otros medios, como la amicitia (alianza), la societas (asociación o comunidad), la indutiae (entendido como armisticio o tregua), o la hospitalitas (hospitalidad). En origen, el foedus se estableció únicamente dentro de las fronteras de la ciudad de Roma (entre romanos), posteriormente, esta tradición se extendió hacia las regiones aliadas mediante la relación jurídica de amicitia. En la ciudad de Roma se llevaba a cabo una ceremonia con la que se daba por concluido el tratado de paz o foedus. La nación extranjera se encontraba representada por los enviados que llegaban hasta Roma para la firma del acuerdo. Si los emisarios extranjeros no se encontraban en Roma, el Senado enviaba a dos sacerdotes feciales (con las funciones de pater patratus y 20  Laurent, F.: Histoire du droit des gens et des relations internationales. Tome III, Roma: Ed. Grand, 1850, pág. 15; Eilers, C.: Diplomats and Diplomacy in the Roman World, Leiden- Boston: Ed. Brill, 2009, págs. 19-20; Kerneis, S.: «Guerre et droit à Rome: de la discipline des camps au droit pénal militaire», en Revue Droit et Cultures. Du droit de la guerre, n.º 45, 2003, pág. 144. Sobre la autorización divina para declarar la guerra y la paz de los feciales, vid. Plutarco: Cam., 18, 1-3; Tito Livio, XXXIX, 36, 12-13. Revista de Historia Militar, 116 (2014), pp. 73-102. ISSN: 0482-5748


REVISTA HISTORIA MILITAR 116
To see the actual publication please follow the link above