Page 98

REVISTA HISTORIA MILITAR 116

98 MARTA BAILÓN GARCÍA para declarar legalmente las guerras y elaborar los tratados de paz. Este cometido religioso respondía a unas bases de organización del Estado según el Derecho y la legislación establecida. El colegio fecial aseguraba la realización del iustum bellum o guerra justa que aseguraba la bendición de los dioses y garantizaba la pax deorum o concordia entre los dioses y los hombres. En las sociedades antiguas (incluso podemos decir que esta situación se dará hasta época contemporánea) la religión oficial del Estado impregnaba toda la vida pública y privada, como la organización interna del Estado o las relaciones exteriores con otros pueblos. La pax deorum debía mantenerse forzosamente, con la búsqueda de mecanismos que propiciaran dicha concordia. Las normas que llevaban a justificar emprender la guerra justa (iustum bellum) por parte de Roma contra otros pueblos se veían relacionadas con motivos de seguridad y honor del Estado, y al mismo tiempo, buscaban la no confrontación con los dioses, con el consecuente equilibrio del universo. El presente estudio aborda los primeros conceptos institucionales del Derecho aplicados a la guerra. El Derecho fecial, junto con sus procedimientos y preceptos, marcó sin duda el comienzo del primer Derecho internacional relativo a las normas de la declaración de una guerra justa, de la realización de los acuerdos o alianzas con otros pueblos, de la constitución y envío de los primeros embajadores (posteriormente legati que asumieron la función del Senado romano) que Roma envió fuera de sus fronteras o la formalización legal de las extradiciones tanto de extranjeros en suelo romano, como de los romanos en suelo extranjero. Sin duda, el Derecho fecial, vigente a lo largo de los primeros siglos de la República romana, marcará un inicio para la constitución de normas del Derecho internacional. Tras la explicación del Derecho fecial hemos citado los dos casos más relevantes relativos a la península ibérica. El primero de ellos relativo al 218 a.C., año del comienzo de la segunda guerra púnica. Según las fuentes escritas, durante este año se mandaron delegaciones de sacerdotes feciales a Cartago para intentar mantener los tratados de alianza. Se efectuó el ritual fecial completo, aunque en esta época el Derecho fecial se encontraba en decadencia. El otro episodio perteneciente a territorio hispano tendrá lugar un siglo más tarde, en torno al 138-137 a.C. Este episodio se relaciona directamente con el Derecho fecial de extradición. El cónsul del año, C. Hostilio Mancino realizó una rendición deshonrosa frente a los numantinos y el tribunal de recuperatores (siguiendo las prescripciones del Derecho fecial) decidió la extradición del cónsul a territorio enemigo. Revista de Historia Militar, 116 (2014), pp. 73-102. ISSN: 0482-5748


REVISTA HISTORIA MILITAR 116
To see the actual publication please follow the link above