Page 74

BIP 143

Once años desde la incorporación de los primeros extranjeros en el cuerpo de infantería de marina El día 12 de febrero del presente año se cumplía el XI aniversario desde la incorporación de los primeros extranjeros en el Cuerpo de Infantería de Marina. Pasado este tiempo he sentido la necesidad de exponer mis impresiones como miembro de aquella XXXIX Promoción. No es la primera vez que las Fuerzas Armadas españolas incorporan personal de otras nacionalidades a sus filas, ya que es sabido que en sus orígenes la legión Española nació como una unidad de voluntarios en la que no importaba la nacionalidad de sus miembros. Si nos remontamos en la historia, vemos cómo en los Tercios de Flandes ya peleaban bravamente soldados de diferentes nacionalidades, y conocido es el valor de los Hispanos y Africanos que llegaron incluso a mandar legiones romanas sin haber nacido en Roma… Bien es cierto que muy pocos de ellos tenían un antepasado español, como es el caso de la promoción de infantes de Marina que salió en el 2003, en la que el noventa y nueve por ciento de los soldados tiene apellidos españoles, y el que no los tiene comparte la lengua y costumbres heredadas del paso de los conquistadores. la XXXIX promoción de aspirantes a Militares Profesionales de Tropa de Infantería de Marina fue una promoción distinta, sus miembros somos inmigrantes en su totalidad, descendientes de españoles o de territorios que fueron colonias españolas, razón por la que compartimos costumbres e idioma. la gran mayoría éramos conscientes del paso que íbamos a dar y los valores añadidos que representaba esa integración; nos uníamos a lo más íntimo de un país: su ejército. Nuestra presencia en la Escuela de Formación era algo nuevo y éramos conscientes del sacrificio que nos supondría y de todo cuanto tendríamos que demostrar para no defraudar la confianza que se depositaba en nosotros. Después de concluir el periodo de formación en la antigua Escuela de Formación de Tropa de Infantería de Marina (ESFORTIM), hoy Escuela de Infantería de Marina «General Albacete y Fuster» (EIMGAF), pasamos destinados a la Brigada de Infantería de Marina en San Fernando, donde rápidamente se nos ordenó incorporarnos a los diferentes Batallones de Desembarco. Había llegado el momento de poner en práctica todo lo que habíamos aprendido en la escuela y consolidarnos como infantes de Marina; por fin íbamos a compartir raciones de combate, correr, marchar, desembarcar, desplegar junto a nuestros compañeros españoles de nacimiento e integrarnos completamente como un infante de Marina más. Aunque recuerdo esa época como un periodo muy duro, y a pesar de las dificultades y las dudas iniciales que pudieron tener los Infantes de Marina más antiguos ante nuestra incorporación, con el tiempo ya pasado creo estar en disposición de afirmar que hemos sabido servir con el orgullo y satisfacción de todos los miembros del glorioso Cuerpo de Infantería de Marina; hemos sido destacados en misiones internacionales en Bosnia, Indonesia, líbano, Haití y en todos aquellos lugares donde en los últimos once años un infante de Marina ha colocado su bandera de mochila. Hoy, todos nosotros estamos orgullosos de seguir cumpliendo con nuestro deber. Al igual que los de nuestros compañeros, nuestros hijos han nacido en Cádiz, Madrid, Cartagena o Ferrol. Estamos asentados e integrados plenamente en España y en sus Fuerzas Armadas... El legado de nuestros antepasados que emigraron hacia tierras desconocidas hace más de quinientos años sigue latente en nosotros. los Barragán, Mendoza, Torres, Córdoba, lópez no son nombres ajenos a nuestro pasado común; al contrario, son un recordatorio de todo lo que nos une. En nombre de cuantos formamos esa promoción quisiera mostrar mi agradecimiento a los instructores de la Escuela de Formación de Tropa de Infantería de Marina, que nos recibieron aquel 12 de febrero del año 2003 en que llegamos y nos formaron como aspirantes a soldados para servir con total dedicación y generosidad. Ni quiero tampoco olvidar a los mandos que en los diferentes destinos han ido depositando su confianza en nuestras posibilidades para llevar a cabo los cometidos encomendados a todo infante de Marina. Por último, no quisiera finalizar sin aludir a una famosa cita, que particularmente hago mía porque simboliza el orgullo de servir a España: «Por España, y el que quiera defenderla honrado muera» (Capitán Diego Acuña, Tercio Viejo de la Mar de Cartagena) CABO 1.º AluMNO I. M. ÁlVARO XAVIER DulCEY BARRAGÁN VAlIENTES POR TIERRA Y POR MAR ! ¡A cubierta xxxix promoción de aspirantes a militares profesionales de tropa de infantería de marina


BIP 143
To see the actual publication please follow the link above