Page 118

REVISTA DE HISTORIA MILITAR EXTRA COLEGIO ARTILLERIA

118 M.ª DOLORES HERRERO FERNÁNDEZ-QUESADA 8.2.– LA HOJA DE RUTA DE GAZOLA El criterio de Loygorri como Director General de Artillería fue deter-minante en la nueva organización del Real Colegio en el Alcázar después de la guerra. Sin duda, orientó la organización y sistema docente siguiendo los planteamientos académicos gazolianos, sin desviarse de la hoja de ruta trazada por Gazola en los años fundacionales del centro que tan excelentes resultados habían dado en el reciente pasado sustanciándose en el recono-cimiento nacional e internacional a la formación del Cadete de Artillería. En esta nueva etapa del Colegio en Segovia, el máximo órgano rector seguía siendo la Junta Gubernativa del Colegio, en la etapa fundacional de-nominada Consejo Escolar, pero con las mismas competencias y carácter decisorio. La Junta llevaba las riendas académicas sin declinar su respon-sabilidad de examinar semestralmente a los alumnos, de gala, dos veces al año, en junio y diciembre. Asimismo, de forma colegiada, se decidían las expulsiones del centro por razones disciplinarias o docentes, pues los Ca-detes únicamente podían “atrasar curso” en una ocasión, siendo selectivo el sistema, la segunda suponía la salida del Colegio110. Como en la etapa fundacional, la figura del Profesor Primario o jefe de Estudios resulta ser decisiva y en los años que nos ocupan, en que Loygorri gestionó el regreso al Alcázar del Colegio, el Director General contó con un perfil de Jefe de Estudios inmejorable, en perfecta sintonía con el idea-rio y espíritu gazoliano que se quería mantener en el centro. Juan Manuel Munárriz, artillero ilustrado formado en el colegio segoviano y después pro-fesor en una de sus cátedras. Recordemos aquí que tras Giannini el Primer Profesor del Colegio pasó a ser ya un artillero Ya siendo Jefe de Estudios consolidó la orientación científica del Colegio. Como Capitán Profesor del centro, convivió con Proust y trabajo en el excelente Laboratorio que acogía la Casa de la Química. Pero, manteniendo la tradición del profesorado en esta academia, el Colegio con Munárriz no solo fue un centro docente sino que destaca sobremanera su aportación investigadora y editorial. El mismo en su etapa como Capitán profesor en el Alcázar realizó una aportación cien-tífica de la mayor relevancia, pues tradujo al castellano el Tratado elemental de química de Lavoisier tan solo nueve años después de su primera edición en Francia111. Merece la pena recordar la dedicatoria de Munárriz en aquella 110  Vid. HERRERO FERNÁNDEZ-QUESADA, Mª Dolores: Cañones y probetas en el Alcázar… ya citado, las páginas dedicadas a la tercera etapa de estancia del Colegio en la fortaleza segoviana. 111  Se editó en la Imprenta Real en 1798. Revista de Historia Militar, I extraordinario de 2014, pp. 73-134. ISSN: 0482-5748


REVISTA DE HISTORIA MILITAR EXTRA COLEGIO ARTILLERIA
To see the actual publication please follow the link above