Page 226

REVISTA DE HISTORIA MILITAR EXTRA COLEGIO ARTILLERIA

226 PABLO GONZÁLEZ-POLA DE LA GRANJA gar a indecisiones que, a la postre hicieron fracasar el golpe. Porque, como veremos tampoco había unanimidad entre los artilleros. Podríamos decir, en resumen que todos los grupos políticos que estaban en contra de Primo conspiraban y deseaban derrocarlo. Ya no era posible, como en los tiempos de Isabel II, sumar a un General de prestigio al partido para pronunciarse y llegar al poder, ahora la única posibilidad de contar con el Ejército para el levantamiento, era aprovechar el malestar provocado por el partido en el poder, para derrocarlo con las armas. Y por eso la única posibilidad era sumar a la sublevación a los artilleros, a quienes habrían de sumarse el resto de sus compañeros de armas. Una vez fracasado el golpe, se puso interés que apareciera como una cuestión artillera. En este sentido se inscriben las declaraciones de Rafael Sánchez, en el juicio contra su padre, don Rafael Sánchez Guerra tras el frustrado levantamiento de Valencia. “En Madrid, en toda España, se venía rumoreando con gran in-sistencia que el arma de Artillería estaba altamente disgustada por diversas causas, y que se avecinaba un movimiento militar de protesta contra el Gobierno y que, al frente de él, se había invitado a ponerse a mi padre”105. A la hora de la verdad, lo cierto es que tan sólo el regimiento primero de Artillería Ligera de guarnición en Ciudad Real, salió a la calle a las seis menos cuarta de la mañana del 29 de enero de 1929. En Valencia, donde se esperaba otro punto caliente de la insurrección, tampoco esta tuvo éxito. La mayoría de los investigadores lo achacan a que el Capitán General, Castro Girona no secundó el movimiento, sin embargo, el capellán del Regimiento de Artillería que debía pronunciarse contó en su declaración ante el juez que las clases de tropa y los suboficiales, no apoyaban a lo oficiales sublevados. Incluso en el comunicado que el propio Primo remite al juez se asegura que ésta fue la causa principal del fracaso del levantamiento valenciano106. De todas las medidas de autodefensa desesperada tomadas por el Dic-tador, una de las más contundentes fue, de nuevo y por cuarta vez la diso-lución del Arma de Artillería. El 19 de febrero, la Gaceta publicaba el real decreto que convertía en paisanos de un plumazo a los artilleros, “mientras no sean de nuevo reintegrados al Ejército”. Para que esto se produjera había 105  AYENSA; Emilio: Vista de la causa seguida contra el señor Sánchez Guerra. Rafael Caro, Madrid, 1929, p. 18. 106  Ibídem, pp. 36 y 38. Revista de Historia Militar, I extraordinario de 2014, pp. 185-234. ISSN: 0482-5748


REVISTA DE HISTORIA MILITAR EXTRA COLEGIO ARTILLERIA
To see the actual publication please follow the link above