Page 254

REVISTA DE HISTORIA MILITAR EXTRA COLEGIO ARTILLERIA

254 DIEGO QUIRÓS MONTERO El Ayuntamiento no estuvo de acuerdo con plantear ese retraso, por lo cual propuso que mientras se finalizaban las obras en el exconvento los quintos se acuartelaran en ese lugar, dejando libre el cuartel de la Trinidad para que se trasladase allí el Batallón del 5.º Regimiento, que ocupaba el de San Pablo, que a su vez sería destinado a la Brigada de Montaña. En cuanto al cuartel de San Nicolás, continuó ocupado por artilleros del 5.º Regimiento desde octubre de 1843 hasta que se trasladaron al cuartel de San Francisco, momento en el que lo ocuparon parte de las fuerzas de la Brigada de Mon-taña. Todo indica que la propuesta del Ayuntamiento salió adelante, ya que antes del 16 de agosto se encontraba parte de la Brigada de Montaña alojada en el cuartel de San Pablo. Sin embargo, sólo permanecería en ese inmueble hasta el 19 de noviembre de 1845 fecha en la que se trasladó al exconvento y cuartel de San Agustín. En este último establecimiento el Consistorio tuvo además que adelantar el pago de las obras de mejora que se iniciaron a la llegada de la unidad, cuyo importe finalmente no le fue reintegrado a pesar de estar el inmueble bajo la responsabilidad del ramo de la Guerra33. EL CUARTEL DE SAN FRANCISCO Y LA ESCUELA DE APLICACIÓN Una de las más destacadas colaboraciones de la ciudad con la Artillería, estuvo relacionada con la rehabilitación y cesión del exconvento de San Francisco con destino a cuartel. En la práctica, desde el momento en que la reina dispuso su cesión al Ayuntamiento éste comenzó las obras de adapta-ción. El 11 de septiembre, sin que aún se hubieran finalizado los trabajos más perentorios, el Consistorio entregó el inmueble «destinado al servicio de la Artillería» a un representante del 5.º Regimiento de Artillería. En este acto se formalizó el inventario y se hizo constancia expresa de que sólo se entregaba la parte occidental de la propiedad. La cesión al regimiento no impidió que el Ayuntamiento continuara realizando grandes inversiones en labores necesarias para el acomodo de la unidad. En mayo de 1851 se tuvo conocimiento de que probablemente el 5.º Departamento de Artillería tuviera que abandonar Segovia. Sin embargo la noticia no pasó de ser un rumor, aunque era indudable que algo debía estar sucediendo al respecto ya que en octubre de 1853, por indicación del alcal-de, la Corporación aprobó la realización de unas obras en la iglesia de San 33  Acerca de este proceso se puede consultar en: AMunSg, LAMAS, 1843 a 1846, 1859 y 1862. Revista de Historia Militar, I extraordinario de 2014, pp. 235-288. ISSN: 0482-5748


REVISTA DE HISTORIA MILITAR EXTRA COLEGIO ARTILLERIA
To see the actual publication please follow the link above