Page 33

REVISTA DE HISTORIA MILITAR EXTRA COLEGIO ARTILLERIA

DE LA ESCUELA A LA ACADEMIA. LOS CENTROS DE... 33 exigía que enseñasen matemáticas, artillería o fortificación. El programa concreto era definido por cada uno según sus intereses o capacidades. Así, con Firrufino la enseñanza se centró más en la artillería, mientras que otros, como Genaro Maria Afflito, lo dirigieron a la fortificación. El personal fijo se reducía al catedrático que podía o no tener un ayudante o sustituto y los cursos no tenían duración fija, ni había exámenes ni títulos al final de los estudios. Solo aquellos alumnos que cobraban un sueldo, presentes en los últimos años de la cátedra, tenían la obligación de asistir a clases. Su organización era muy diferente a las de las academias militares que comenzaron a funcionar a principios del siglo XVIII. El Capitán general de Artillería y el Consejo de Guerra fijaban los fondos de los que se podía disponer, otorgaban los nombramientos y, en último término, determinaban su evolución. Sin embargo, la falta de directrices concretas proporcionó a los profesores una gran libertad de acción a la hora de impartir sus clases. Portada de El Perfecto Artillero, Theorica y Práctica, de Julio César Firrufino. 1642 Revista de Historia Militar, I extraordinario de 2014, pp. 13-72. ISSN: 0482-5748


REVISTA DE HISTORIA MILITAR EXTRA COLEGIO ARTILLERIA
To see the actual publication please follow the link above