Page 370

REVISTA DE HISTORIA MILITAR EXTRA COLEGIO ARTILLERIA

370 EMILIO MONTERO HERRERO Napoleón y por sus elogios a José Bonaparte, quien le recibe en Palacio muy cordialmente y le ofrece importantes cargos. Enterada la Junta, le despojó de todos sus honores y le incautaron todos sus bienes. Quizá llevado de una fuerte depresión, ante el abandono moral al que fue sometido y el verse des-arraigado del ejército español, le llevo a colaborar con el invasor. Permaneció en Madrid, donde José Bonaparte le confirmó, en marzo de 1809, como Consejero de Estado, asistiendo el 3 de mayo al primer Consejo presidido por el Rey. El 18 de mayo le nombra Presidente de la Sección de Guerra y Marina, y el 20 de septiembre le concede la Gran Cruz de la Orden de España. Enfermo y desmoralizado fallecería en Madrid el 6 de diciembre de 1812. Morla fue una de las figuras históricas españolas que más pasión y polémica provocaron en su época, un personaje singular que sigue siendo actualidad. Sin duda, una de las individualidades más notables salidas del Colegio. El 7 de febrero de 1768, cuatro años después de que lo hiciera Morla, ingresa en el Real Colegio de Artillería Vicente Maturana Altemir (Ma-drid, 16.10.1754-Sevilla, 12.11.1809), artillero cargado de méritos militares y facultativos, inventor de la artillería a caballo en España. Maturana se gradúa como subteniente de la 6ª Promoción el 8 de di-ciembre de 1771, participando al mando de dos cañones en la expedición a Argel, en la que resulta herido con importantes quemaduras el 8 de julio de 1775. Con el empleo de teniente graduado, que obtiene en enero de1776, for-ma parte del ejército del Capitán General Pedro de Ceballos en la expedi-ción al Río de la Plata, interviniendo, en 1777, en la rendición de la Isla de Catalina en la costa de Brasil y en la Colonia de Sacramento, así como en todas las operaciones contra los establecimientos portugueses, siendo pro-movido al empleo de teniente de artillería el 18 de mayo de 1778. Para defender este amplio territorio, especialmente sus fronteras, ame-nazadas por los indios pampas, así como para contrarrestar su gran movili-dad y rapidez de desplazamientos, propuso al virrey José Luis de Vértiz, que había relevado a Cevallos, la creación de una artillería transportada median-te el tiro de caballos, denominada “Artillería Volante”. Este sistema permitía transportar a la artillería con una rapidez pareja a la infantería y, especial-mente, a la de la caballería, para que tuvieran el necesario apoyo artillero. Para su consecución empleó, por su ligereza, cañones de bronce, conocidos como “cañón maniobrero de Maturana” o “cañón aligerado”. En octubre de 1783, presenta al virrey el reglamento “Instrucción y Ejercicio del cañón violento del calibre de a libra destinado con las tropas Revista de Historia Militar, I extraordinario de 2014, pp. 359-446. ISSN: 0482-5748


REVISTA DE HISTORIA MILITAR EXTRA COLEGIO ARTILLERIA
To see the actual publication please follow the link above