Page 375

REVISTA DE HISTORIA MILITAR EXTRA COLEGIO ARTILLERIA

ANTOLOGÍA BIOGRÁFICA DE ALGUNOS ARTILLEROS... 375 De regreso a la Península, el 7 de julio de 1802, es destinado al 3º Re-gimiento de Artillería de Sevilla, con el participa en la segunda invasión de Imagen de Pedro Velarde y Santillán Revista de Historia Militar, I extraordinario de 2014, pp. 359-446. ISSN: 0482-5748 Portugal. Sus amplios conocimientos en el campo de las matemáticas y de las técnicas artilleras, hace que le asignen misiones científicas, como la desa-rrollada en la Fundición de Bronces de Sevilla, donde forma parte de una comisión de varios oficiales con la finalidad de construir dos piezas del cali-bre de “a ocho” para el servicio de la artillería a caballo, según el proyecto del brigadier Vicente María de Maturana, y fundamentada en la disminución de peso del cañón para su más fácil traslado y cambio de asentamiento, con la posibilidad de poder disparar indistintamente balas, granadas y metralla. En los primeros meses de 1808, Daoiz pasó destinado a Madrid como Jefe del Detall del Parque de Artillería, creado en el palacio del Duque de Monteleón. Pedro Velarde y Santillán (Muriedas, Santander, 19.X.1779-Madrid, 2.V.1808) ingresa como cadete en el Real Colegio, junto con su her-mano Joaquín, el 16 de octubre de 1793. Desde su incorporación a la Academia dio pruebas de una preclara inteligencia y constante aplicación, lo que hace que el 27 de enero de 1798 fuese nombrado brigadier de cadetes, puesto que conservó hasta el término de sus estudios escolares, el 11 de enero de 1799, que recibe el ascenso al grado de subteniente con el número dos de la 30ª promoción. En 1800 es destinado al Ejército Expedicio-nario de Portugal y, el 6 de abril de 1804, asciende a capitán, empleo con el que pasa el 1 de agosto de 1804 como profesor del Real Cole-gio de Artillería, en el que imparte clases de matemáticas. En la Academia tuvo ocasión de dedicarse a importantes estudios y dar testimonio de su talento, especialmente cuando la Academia de Ciencias de París remitió para su examen la máquina de Grouver para medir la velocidad de los proyectiles. Tras su estudio, Velarde encontró algunos errores en su


REVISTA DE HISTORIA MILITAR EXTRA COLEGIO ARTILLERIA
To see the actual publication please follow the link above